El País
Imprimir

Crítica: Burr Steers fotocopia el "Big" de Penny Marshall en sentido inverso dando a luz una comedia mecánica y previsible a mayor gloria del insípido Zac Efron

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
17 otra vez

Lo mejor:
El divertido personaje de Thomas Lennon

Lo peor:
Que sea tan rutinaria y previsible

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.9
7 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 30/04/2009
  • Director: Burr Steers
  • Actores: Zac Efron (Mike O´Donnell con 17 años), Leslie Mann (Scarlett adulta), Thomas Lennon (Ned), Matthew Perry (Mike O´Donnell adulto), Allison Miller (Scarlett con 17 años), Tyler Steelman (Ned con 17 años), Katerina Graham (Jaime)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2009
  • Calificación: No recomendada menores de 13 años

+ info

El tal Jason Filardi, ideólogo y guionista del invento, no se anda con rodos ni medias tintas. Lo de "17 otra vez" es un perezoso ejercicio de cortar-pegar. Retoques en el departamento de peluquería, muletillas de cine adolescente del siglo XXI y "Big" de Penny Marshall renace ante nuestros ojos con un lifting y un proceso de inversión absolutamente lineal. Entonces era un chaval hasta el gorro de sus miserias adolescentes que quería habitar en un cuerpo adulto harto de no ser nadie en el mundo de los medianos. Ahora es un adulto hasta el gorro de sus miserias adultas que quiere volver a ser él mismo hace un par de décadas harto de no ser nadie en el mundo de los mayores.

El resultado, como no podría ser de otro modo, es una comedia familiar perfectamente robótica, automática y predecible del primer al último de sus suspiros. Burr Steers, director de la cosa, no se exprime demasiado las neuronas sabedor de las enormes limitaciones del material dramático que maneja entre manos. "17 otra vez" es de esas películas fofas en las que el espectador siempre camina uno o dos pasos por delante del desarrollo del relato. Nada de lo que en él sucede se abstiene de seguir los railes de la inercia más evidente. Imaginación cero en aras de capturar a un público virgen con poco recorrido fílmico a sus espaldas que digiera lo viejo y obsoleto como nuevo, ayudado por el inaguantable glamour de un actor posturitas de manual como el insípido, y muy agraciado de rostro, Zac Efron.

Lo demás no importa; la consumición es de lata y envasada al vacío, y el objetivo es cazar al público Disney Channel con una comedia adolescente a la altura de su sensibilidad curtida en el pasteleo de la adolescencia cursi e inconteniblemente frívola. En conclusión, hablamos de cine cocinado y emplatado para público sub-20, que no sonroja pero que tampoco acierta a traspasar el umbral de la mediocridad en almíbar de la comedia juvenil de serie made in America. El adulto medio chocará con la desagradable sensación de ver un remake no declarado, que se tolera por la intromisión esporádica de tres o cuatro chistes con salero (casi siempre en los aledaños del amigo friqui del relamido protagonista), pero que a diferencia de "Big" se pone meloso para cantar, provocando en el empeño cantidad de grima, las bondades de la ética medioburguesa de la felicidad. Nuestro protagonista está hasta el gorro de su vida, pero después de todo acaba por descubrir que la felicidad fuera del matrimonio, indeseado o no, la paternidad y la comodidad materialista de la clase media alrededor de un trabajo que detestas, es imposible. La panacea, para variar, es sentarse a mirar la vida haciendo aquello que la sociedad espera de nosotros.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs