El País
Imprimir

Crítica: A buen fin no hay mal principio

  • Autor: Estefanía Muñiz
  • Fecha:
20 años no importan

Lo mejor:
Pierre Niney está de 10

Lo peor:
Algunos clichés

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
15 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 31/01/2014
  • Director: David Moreau
  • Actores: Virginie Efira (Alice Lantins), Pierre Niney (Balthazar Apfel), Charles Berling (Luc Apfel), Gilles Cohen (Vincent Khan), Camille Japy (Elisabeth Lantins), Michaël Abiteboul (Simon)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Película muy agradable de ver, divertida y para pasar un buen rato. Alice Lantins (Virginia Efira) de casi cuarenta años, es la redactora jefe de una revista de moda, que dedica todo su tiempo a trabajar y a ocuparse de su hija. Guapa y eficaz, esto no impide que su puesto se tambalee por no ser lo suficientemente "guay" para un lugar que se muestra frívolo y bastante desagradable en algunas secuencias. Las cosas cambian cuando conoce al veinteañero Balthazar (Pierre Niney) y se le representa la posibilidad de interpretar el papel de la perfecta MILF, etiqueta que en nada tiene que ver con una mujer madura e interesante. La oportunidad parece única para conservar su puesto de trabajo. Finge por lo tanto estar enamorada del muchacho quien se enamora realmente de ella. Es una comedia por el carácter jocoso en el que se desarrolla la historia o la mirada que observa desde el ángulo surrealista de las experiencias. El director del filme, David Moreau, ha decidido enfocar el tema como una comedia ligera, aunque la diferencia entre la comedia y el drama a veces tiene límites borrosos. En este caso la frontera está en que un casi adolescente se enamore de una mujer madura y que ésta instrumentalice el amor para fines de beneficio exclusivamente personal y de promoción profesional. El juego con los sentimientos y los engaños no puede entenderse como exclusivamente cómico. Estamos por lo tanto ante una dramedia. Desarrolla la película una historia que se produce en la realidad de la sociedad actual con harta frecuencia, la instrumentalización de las personas, el predominio del interés económico sobre los sentimientos y la carencia de ética. Está bien que reconozcan que a pesar de modas e intereses personales, hay un fondo insobornable en la persona que al final prevalece, cómica o dramáticamente. Y como se dice en el teatro: "todo está bien si bien acaba".

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs