El País
Imprimir

Crítica: Arde Belfast

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
71

Lo mejor:
Es un filme trepidante que no suelta al espectador hasta el último momento

Lo peor:
Su incoherencia en el tratamiento del punto de vista

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
14 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 23/01/2015
  • Director: Yann Demange
  • Actores: Jack O´Connell (Gary Hook), Sean Harris (Capitán Sandy Browning), Sam Reid (Lt. Armitage), Sam Hazeldine (C.O.), Paul Anderson (Sargento Leslie Lewis), Charlie Murphy (Brigid), Killian Scott (Quinn), Valene Kane (Orla), Richard Dormer (Eamon), David Wilmot (Boyle), Martin McCann (Paul Haggerty)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

El irlandés Yann Demange salta de la pequeña a la gran pantalla con ´71, sólido primer largometraje de un realizador cuyos pasos habrá que seguir con atención. Los festivales de Berlín y Sitges acogieron con entusiasmo este thriller seco y brutal que se instituye en uno de los estrenos más recomendables del mes, llamado a satisfacer tanto a los sedientos de buen cine de acción como a quienes sienten predilección por las ficciones con trasfondo sociopolítico.

 Gary Hook ( Jack O´Connell) es un joven soldado recién salido de la academia que entra a formar parte de una patrulla destinada a mantener el orden y la seguridad en las calles de Belfast, ciudad devorada por la violencia y el odio visceral entre católicos y protestantes. Durante una redada, se separará forzosamente de sus compañeros, viéndose obligado a sobrevivir en el páramo agreste y hostil en el que se ha convertido la urbe, sabiendo que el IRA le ha puesto precio a su cabeza.

 A la hora de retratar el conflicto, Demange se distancia notablemente de las formas de representación practicadas por directores tan influyentes en la esfera del cine social británico como Ken Loach y Jim Sheridan, aproximándose más a la fisicidad nerviosa y vibrante de Paul Greengrass. Lo más sorprendente, sin embargo, es la manera en que ´71 absorbe el imaginario del cine bélico moderno, haciendo de la Belfast de los años 70 una Iraq o Afganistán de hoy. Por otra parte, resulta determinante la huella del primer John Carpenter, porque ´71 no disimula su condición de western urbano, de survival con aires de opresiva pesadilla.

 Trepidante del primer al último minuto, ´71 funciona como un tiro gracias al pulso del director, a la brillantez de la puesta en escena y a un O´Connell que imprime inocencia y vulnerabilidad a su personaje, un "pedazo de carne" que deambula por las ruinas de lo que una vez fue una comunidad. No obstante, ´71 deja de lado el debate ideológico y opta por ilustrar las sórdidas relaciones de poder de los grupos en contienda, aunque cabe decir que se queda algo corta en su pretensión de retratar los tejemanejes y motivaciones políticas de unos y de otros.

 El mayor problema de ´71 es su ruptura, finalizando el primer tercio del metraje, con la estrategia de ceñirse estrictamente al punto de vista de Hook. Esto da lugar a una cierta desconexión entre las observaciones del entorno llevadas a cabo por un personaje de candidez casi infantil y la conspiración que se va urdiendo a sus espaldas. El único tropiezo a reseñar en una cinta que, por lo demás, demuestra competencia y eficacia a todos los niveles.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP