Crítica: Rebeldes con causa.

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
A cualquier precio

Lo mejor:
La discreta agilidad del relato.

Lo peor:
Dos protagonistas sin credenciales para tal desafío.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 1.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
1.5
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 07/02/2014
  • Director: Ramin Bahrani
  • Actores: Dennis Quaid (Henry Whipple), Kim Dickens (Irene Whipple), Zac Efron (Dean Whipple), Patrick W. Stevens (Grant Whipple), John Hoogenakker (Mr. Pritchard), Laura Atwood (Mrs. Pritchard), Dan Waller (Larry Brown), Maika Monroe (Cadence Farrow), Clancy Brown (Jim Johnson), Heather Graham (Meredith Crown)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Autor de películas indies tan estimables como Un café en cualquier esquina, Ramin Bahrani intenta ascender a las grandes ligas e infiltrarse en el cine de industria pesada con esta descafeinada epopeya familiar, que desglosa el choque de trenes a rebufo de los desencuentros entre un padre y un hijo, y que de refilón de quiere postular como fresco de esa América agrícola vapuleada, como tantas otras, por la crisis, en torno a un paisaje, el del Medio Oeste, que asiste a una transición con pinta de desguace.

Algo así como un Gigante del siglo XXI pero en miniatura, por más que Zac Efron se afane sin éxito en ejercer de moderno James Dean (tiene percha, pero no talento), encarnando a un rebelde con causa de esos de manual, molde y sin demasiadas dobleces. Bahrani quiere agradar a muchos públicos, y para que ese ejercicio tenga éxito hay que ser muy bueno, y no es el caso. Su película, muy americana, y no necesariamente en el mal sentido, trata de reinterpretar en clave actual el gran dramón agrícola estadounidense pero sin claroscuros ni matices.

Es cierto que el relato se enciende a medida que corre el reloj, y que las clamorosas deficiencias del primer acto tienden a corregirse razonablemente a partir del segundo, pero no basta. A cualquier precio, que trata de lanzar una reflexión seria y desencantada sobre ese proceso de demolición de la vieja América, aplastada por los estragos de una crisis que es en realidad un salvaje proceso de reconversión económica y social, zozobra demasiado en la comodidad de los clichés, torciendo el gesto, y revelando sus verdaderas intenciones demasiado tarde, cuando ya Bahrani nos perdió para la causa.

Demasiado cartón-piedra en el diseño del drama, subtramas accesorias e intensidad forzada. Tampoco ayudan demasiado Dennis Quaid, que nunca fue un actor demasiado notable, y Zac Efron, que no tiene pinta de que vaya a serlo, dos intérpretes sin el carisma y los recursos que un relato de esta envergadura exige. A la larga la epopeya se mira y sigue con agrado; no hay baches de ritmo reseñables y la inercia de la historia tiene punch suficiente para que la sigas con interés hasta el final. Pero esas son las virtudes de la película correcta, no de la película grande que, sin duda, Ramin Bahrani pretendía filmar.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “UN GRAN DÍA EN HARLEM”

De Luis Javier Martínez

  Esta foto siempre ha sido una de mis favoritas. Tomada una mañana de  Agosto de 1958 en la calle 126 de Harlem...


Podcast de cine: BUTACA VIP