El País

Crítica: Mutilada en la sala de montaje para su consumo en occidente, la última película de John Woo en versión europea sige siendo, con todo, un espectáculo grandioso

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Acantilado rojo

Lo mejor:
La dimensión del espectáculo visual

Lo peor:
Que nos priven del palcer de disfrutar la versión íntegra

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
8 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 18/03/2010
  • Director: John Woo
  • Actores: Tony Leung (Zhou Yu), Takeshi Kaneshiro (Zhuge Liang), Zhang Fengyi (Cao Cao), Chang Chen (Sun Quan), Zhao Wei (Sun Shangxiang), Hu Jun (Zhao)
  • Nacionalidad y año de producción: China, 2008
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Privados del derecho de gozar de la majestuosidad XXL del "Acantilado rojo" real, una película dividida en dos partes de más de cuatro horas en total, lidiamos resignados con la sinopsis visual de esa presumible obra maestra de la épica pseudohistórica pertinentemente cercenada aquí a lo burro, a la manera de la caótica "Siete espadas" de Tsui Hark, asesinada de manera inmisericorde en la sala de montaje y privada en el empeño de toda su razón de ser. El estropicio con lo último de John Woo es algo menor, la película, a pesar de estar partida por la mitad, sigue teniendo coherencia y el aliento de desmesura de la gigantesca epopeya pervive si bien considerablemente amortiguado. Aconsejamos hacerse con una copia de la película real, que es lo suyo y lo realmente bueno. Si no es posible menos da una piedra.

"Acantilado rojo" encierra casi todas las virtudes huecas y exuberantes del wuxia contemporáneo sobre el colchón de una pieza maestra de la épica clásica china cual es el "Romance de los tres reino". Woo adultera sin piedad la magia intrínseca del original reubicándolo en el contexto de una película de acción-aventuras sin lógica causa-efecto en el que apabullar por apabullar es el verdadero quid de la cuestión. Y lo cierto es que lo consigue; su última y elaboradísima película (la más cara de la historia del cine asiático) es un espectáculo portentoso para los ojos y los oídos, sostenida por un crescendo arrollador, sin pausas ni respiro, y pertinentemente inflada de grandeza a costa de una no siempre cómoda sensación de climax perpetuo. Woo pasa de equilibrios y contenciones; su película tira la casa por la ventana en todos los sentidos ajustando el impacto de su muy exótica sensibilidad a la manera occidental de mirar el cine. Es decir, "El acantilado rojo" está cocinada para su consumo en mesas de medio mundo; lo cual enriquece su pegada comercial pero perjudica su identidad como película china o, más bien, chinesca. I

ntuimos los lugares en los que la tijera obró los mayores estropicios y la película lo acusa. Los personajes brillan a media luz aplastados por la montaña rusa visual y por un montaje que, inevitablemente, no les deja apenas aire que respirar. Pero de lo que se trata es de que abramos la boca maravillados ante la desmesura bélica del invento, ante su extravagante y adictivo orientalismo.

Objetivo conseguido: Woo nos arrastra a pesar de los pesares al ojo del huracán y disfrutamos como enanos absortos en el alucinante derroche de medios. Entendemos además la imposibilidad de emitir un juicio definitivo hasta que no podamos despachar la versión íntegra (que no extendida), de la que al parecer huyen los distribuidores occidentales. Se palpan los mimbres de una película grande, y el espectáculo es en sí grandioso. Lamentablemente no podemos ni debemos sacar aún más conclusiones.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP