El País

Crítica: La naturaleza palpita

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Aguas tranquilas

Lo mejor:
La extraordinaria belleza de las imágenes que la componen

Lo peor:
Abstenerse espectadores impacientes

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
33 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Romántica
  • Fecha de estreno: 10/04/2015
  • Director: Naomi Kawase
  • Actores: Jun Yoshinaga (Kyôko), Nijirô Murakami, Miyuki Matsuda, Tetta Sugimoto, Hideo Sakaki, Sadae Sakae, Kazurô Maeda, Mitsuaki Madono
  • Nacionalidad y año de producción: Japón, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

No puede haber yin sin su correspondiente yang, y Naomi Kawase siempre contempla el anverso desde el reverso y viceversa, por eso su cine es emocionalmente tan complejo. La vida desde la muerte y viceversa; la felicidad a través del sufrimiento, y la calma desde la tempestad. En ese apasionante juego de contrarios suele moverse, con una soltura insultante, el cine de Kawase, que en Aguas tranquilas despacha una de las historias de amor adolescente más intensas y poliédricas del cine internacional de los últimos años, alrededor de una unión forjada en la tragedia, que se alimenta de experiencias vitales antagónicas, mimetizándose con el lenguaje del paisaje, con los elementos telúricos y meteorológicos de una Naturaleza hermosa y furibunda. Pero es amor como experiencia iniciática, áspera, sin suavizante, a lo bruto. Y en su película el primer amor se toca con la mismísima muerte, con la desdicha de la enfermedad, como una etapa más del azaroso ciclo de la vida, como el periplo traumático, entre maravilloso y terrible, que es por definición.

En un escenario con irresistibles connotaciones shintoístas, en medio de una Naturaleza tan hermosa como agresiva, que se funde con el paisaje humano para modelarlo, con personalidad propia, entre árboles y playas con alma y corazón, Kawase firma su película más intensamente lírica volviendo sobre sus obsesiones más recurrentes, que dotan a su cine de una identidad absolutamente genuina: la relación del hombre con el medio, la vitalidad forjada desde la inminencia de la muerte y el mundo de las relaciones intergeneracionales, siempre tenso pero a la vez crucial para el normal devenir de la vida, en dos horas de cine hipnótico, de poso cuasi místico, que son en cierto modo una apología de la digresión, en un puzzle visual-sensorial en el que cada imagen se graba a fuego en la retina, con estampas insulares de una belleza que es, en sí, uno de los pilares mismos del periplo de iniciación de los dos chavales.

Y lo logra a través de una ficción que combina un arrollador naturalismo cuasi documental (al fin y al cabo Kawase proviene del mundo de la no-ficción) con una dimensión espiritual muy explícita y una muy sugerente mirada al mundo natural, el animado y el inanimado, y a los fenómenos a él asociados de una fuerza visual extraordinaria. Puede que no sea el mejor trabajo de Kawase hasta la fecha (el nivel de su filmografía es excelso), pero sí es una de sus películas más bellas, misteriosas y sugerentes.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP