El País

Crítica: Machacona y reiterativa secuela de una franquicia estancada desde siempre que hilvana con poca soltura una colección de gags sin brillo y sin hilo conductor visible

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Ahora los padres son ellos

Lo mejor:
Que no es tán mala y punible como la apocalíptica "Los padres de él"

Lo peor:
Que parezca una recopilación de material de desecho

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
28 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 22/12/2010
  • Director: Paul Weitz
  • Actores: Robert De Niro (Jack Byrnes), Ben Stiller (Greg Focker), Owen Wilson (Kevin Rawley), Dustin Hoffman (Bernie Focker), Barbra Streisand (Rozalin Focker), Teri Polo (Pamela Byrnes-Focker), Blythe Danner (Dina Byrnes)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

La tercera entrega de la saga de los Fockers se enfrenta a una limitación esencial; lejos de implicar el inicio de la curva descendente encarna la colisión estrepitosa, e irremediable, que se comenzó a gestar en Los padres de él, una de las comedias más burdas, bobas y descerebradas, y ya es decir, del cine norteamericano reciente.

Ahora los padres son ellos es poco más que un agudo pronunciamiento en la caída; lejos, muy lejos queda la resultona ensalada de gags de la primera entrega, sostenida por la sociedad Stiller-De Niro, dentro de los límites de un humorismo apuradamente simplón pero aún no rematadamente idiota. Pero como toda comedia de pilas baratas, la fecha de caducidad era temprana, al fin y al cabo la cantinela era la misma que aporreara antaño El padre de la novia.

La hecatombe comenzó el día en que se comenzó a gestar el primer apéndice, con la excusa de la reunión de viejas glorias en caída libre; la saga murió al nacer porque nunca hubo munición ni talento para que fuese tal, ni mucho menos. Desde este mismo rincón nos maliciábamos en su día de la posibilidad de una segunda secuela, presumiblemente a la altura intelectual de la primera. Las cosas como son, lo de "Los padres de él" era incurable e insuperable y, en efecto, Paul Weitz no consigue hacer una película tan mala como aquella.

Con un importante salto en el tiempo de por medio, la tercera entrega se sigue cebando, qué va a hacer si no, con la dicotomía volcánica que se traen suegro y yerno, ahora con gemelos de por medio, y con el firme propósito por parte de aquel de garantizar el futuro gobierno del clan, aún a costa de ceder el testigo al mequetrefe del marido de su hija. Nuevamente no hay guión, el hilo conductor es difuso, forzado y contra la corriente. "Ahora los padres son ellos" se limita a amontonar por las bravas una colección de gags de muy irregular factura y comicidad muy, pero muy esporádica.

El listón está un poco más arriba, el humor fluye con algo más de dignidad y entereza, pero el hartazgo es ya considerable. Weitz no sabe convencernos de que tiene una película nueva entre manos, más bien parece insinuar que Ahora los padres son ellos es un popurrí de descartes de las dos entregas precedentes, y punto. De Niro vuelve a estar pasadísimo, histriónico e insoportable, como casi siempre de un tiempo a esta parte y como siempre cuando se mete a cómico. Stiller es la mejor baza de la desequilibrada guasa; sus registros son estrechos pero efectivos. Su jeta en permanente estado de shock es lo único que salva a la comedieta de la ruina.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP