Crítica: En el camino

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Alma salvaje

Lo mejor:
Los escasos momentos en que la travesía de Cheryl parece de verdad

Lo peor:
El product placement de unas botas enunciado con todo descaro por la propia protagonista.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.7
31 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 30/01/2015
  • Director: Jean-Marc Vallée
  • Actores: Reese Witherspoon (Cheryl Strayed), Laura Dern (Bobbi), Gaby Hoffmann (Aimee), Michiel Huisman (Jonathan), Thomas Sadoski (Paul), Kevin Rankin (Greg), Charles Baker (Tj), Brian Van Holt (Ranger), W. Earl Brown (Frank), Nick Eversman (Richie), Mo McRae (Jimmy Carter), J.D. Evermore (Clint), Cliff De Young (Ed)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Cuando Abraham Lincoln dijo aquello de que se puede engañar a algunos todo el tiempo, y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo, lo más probable es que estuviese pensando en gente como el director canadiense Jean Marc Valleé. A partir de su tercer largometraje, C.R.A.Z.Y. (2005), un drama familiar amoldado a la perfección a los patrones de la corrección política progresista, Valleé se ha granjeado fama de realizador sensible, en la onda, especialista en el retrato de personajes supuestamente rebeldes. El interés formal de su cine por una fragmentación narrativa y una discontinuidad temporal que lo deben todo al montaje, incide en la condición líquida, hipermoderna, de sus ficciones, plagadas de "individuos a la vez más informados y más desestructurados, más adultos y más inestables, menos ideologizados y más deudores de las modas, más abiertos y más influenciables, más críticos y más superficiales, más escépticos y menos profundos" (Pablo Martín Carbajal).

Sin embargo, tales ficciones acaban delatándose una y otra vez como los equivalentes a libros de autoayuda ideales para una audiencia cinéfila que se cree más sofisticada que el oficinista medio -véase al propio Valleé, apareciendo en eventos públicos a sus 51 años con chupas de cuero y peinados de punta que intentan disimular una calvicie galopante-, y para una sociedad que ha aprendido a camuflar su condición de jungla por las vías de la enunciación pueril de valores que a la hora de verdad es incapaz de defender, y de un esteticismo ramplón que vale igual para contar historias "llenas de sensibilidad" que para concretar anuncios de coches. Y, de hecho, las dos últimas películas de Valleé, Dallas Buyers Club (2013) y la que nos ocupa, Alma salvaje, se las arreglan sin problemas, lo que debería hacer saltar todas las alarmas, para conjugar ambos aspectos: el drama humanista, de alumbramiento espiritual, y el uso y abuso de las experiencias personales por parte de sus protagonistas para venderse a sí mismos en el mercado de la sociedad contemporánea.

La equiparación con el drama interpretado por Matthew McConaughey que se alzase con tres Oscar el año pasado, es pertinente además por cuanto Alma salvaje es asimismo un vehículo a la medida del lucimiento de sus intérpretes (aquí Reese Witherspoon) y se basa, como Dallas Buyers Club, en hechos reales, convertidos por quien los vivió en un best-seller literario que ha adaptado ahora al cine el conocido novelista y guionista Nick Hornby: hace algunos años, una mujer estadounidense llamada Cheryl Strayed, al límite de sus emociones debido a la muerte temprana de su madre y los innumerables desarreglos sentimentales y de salud que marcaban su propia vida, decidió emprender un viaje purificador de mil ochocientos kilómetros a pie a través de una conocida ruta paralela al Océano Pacífico. En su libro, Strayed narraba cómo la dura travesía le había servido para superar la desaparición de su madre y su confusión existencial, así como para vivir anécdotas que le habían enseñado mucho sobre la naturaleza humana.

Libro y película adolecen de un argumento poco original, previsible y melifluo. El máximo interés de la segunda reside en sumarse a la larga lista de títulos que en nuestros tiempos convulsos están apelando sintomáticamente a la supervivencia en situaciones extremas: Infierno blanco, 127 horas, Gravity, La vida de Pi, Cuando todo está perdido, 71… Pero, en todo caso, nada hace Valleé por subsanar las poco inspiradas escrituras de Cheryl Strayed y Nick Hornby. Su recurso machacón, ya citado, al montaje, y a la irritante voz en off de Cheryl, anula cualquier efecto que pudiese suscitar en el espectador su experiencia -que, por otra parte, tiene poco de reto y mucho de pedir ayuda y recibir provisiones continuamente- y tampoco ayuda a que impresione su pasado el que esté visualizado con flashbacks breves y efectistas. A pesar de describir experiencias tormentosas y sucesos traumáticos de todo tipo, Alma salvaje es una película terriblemente doméstica, vulgar, conformista, llena de decisiones creativas absurdas (¿una película ambientada mayormente en entornos naturales en la que aparece un zorro digital?, ¿soslayar un aborto para no enajenarse al público?), propicia solo para debatir en tertulias televisivas y copar portadas en suplementos dominicales. Por supuesto, con la chupa de cuero y los jirones de cabello en punta que ostenta Vallée.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP