El País
Imprimir

Crítica: Tradición y hipsterismo

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Amigos de más

Lo mejor:
La relación entre los protagonistas no carece de cierto encanto

Lo peor:
Pese a las apariencias, es una comedia romántica sumamente conservadora

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 29/08/2014
  • Director: Michael Dowse
  • Actores: Daniel Radcliffe (Wallace), Mackenzie Davis (Nicole), Zoe Kazan (Chantry), Adam Driver (Allan), Oona Chaplin (trabajadora de las Naciones Unidas), Megan Park (Dalia), Rafe Spall (Ben), Jemima Rooper (Ellie), Jordan Hayes (Becky), Meghan Heffern (Tabby), Jonathan Cherry (Josh), Tommie-Amber Pirie (Gretchen)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Adaptación fidedigna de la obra teatral Cigars & Toothpaste, de T.J. Dawe y Michael Rinaldi, Amigos de más lo tiene todo para convertirse en la comedia romántica indie de la temporada: desde los aires modernitos que empapan la caligrafía visual y la banda sonora de la película hasta el protagonismo de una pareja de misántropos encantadores. Wallace ( Daniel Radcliffe) y Chantry ( Zoe Kazan) se conocen casualmente en una fiesta en la que preferían no estar y, desde entonces, traban una profunda y duradera relación de amistad que solapa sentimientos que no se atreven a confesarle al otro.

 Lo que viene a decir el nuevo trabajo del canadiense Michael Dowse no es tanto que la amistad entre hombres y mujeres sea un hecho improbable, sino que detrás de cada gran historia de amor hay un trasfondo de auténtica camaradería. Amigos de más sale victoriosa a la hora de de trazar los contornos de ese mundo en común que construyen Wallace y Chantry a través de sus interminables conversaciones, pero esta virtud evidencia aún más la impostura ideológica del largometraje.

 Porque si bien el filme pone en solfa, desde sus primeros compases, los valores sobre los que se sustenta la pareja tradicional a partir de dos sucesos traumáticos: uno de orden familiar y otro personal-, termina por hacer gala del mismo conservadurismo que cualquier romcom protagonizada por Julia Roberts. Amigos de más apela a la recuperación de la inocencia, a la fe en una concepción clásica del matrimonio, sin cambiar ni un punto ni una coma. Una ingenuidad que cae de lleno en lo naif en un desenlace empeñado en cerrar todas las puertas y estrangular cualquier atisbo de ambigüedad.

 Un objeto cultural que, como tantos otros hoy, suscita serias sospechas con respecto a la naturaleza del hipster, producto a su pesar de nuevas estrategias del consumismo con rostro falazmente cultureta y awkward. Pero tal como sucede en Amigos de más, el análisis menos riguroso revela pronto la moral reaccionaria y conformista que subyace a esa moda que, irónicamente, se jacta de renegar de las modas.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP