El País
Imprimir

Crítica: Terrores menores

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Amityville: El despertar

Lo mejor:
Un pequeño bálsamo en tiempos de impostura y amaneramiento del fantástico

Lo peor:
Es una película limitada no solo por sus condicionantes y problemas de producción, sino por su conciencia de ser un trabajo menor

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
11 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Terror
  • Fecha de estreno: 02/02/2018
  • Director: Franck Khalfoun
  • Actores: Jennifer Jason Leigh (Joan), Bella Thorne (Belle), Mckenna Grace (Juliet), Cameron Monaghan (James), Thomas Mann (Terrence), Taylor Spreitler (Marissa), Jennifer Morrison (Candice)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2017
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

En tiempos donde gana prestigio crítico un cine fantástico ampuloso y aburguesado, la productora Blumhouse -cajón de sastre del terror contemporáneo-, con la irregularidad que se quiera, se ha convertido en un refugio para ese cine de terror pequeño y correcto que no teme desplegar sus recursos, con mayor o menor fortuna, en favor de la ficción cinematográfica. La nueva entrega de la serie Amityville, inaugurada por Terror en Amityville en 1979, es, como las recientes Feliz día de tu muerte y Annabelle: Creation, un filme menor pero no desdeñable. Aunque el director Franck Khalfoun se halla lejos del riesgo experimental y la excelencia de su mejor trabajo hasta la fecha, Maniac, el exiguo presupuesto (reflejado en la pobreza de múltiples elementos técnicos y estéticos del filme) no impide que el acabado final de Amityville: El despertar resulte digno. Regreso con talante meta (aunque desaprovechado) a una de las grandes leyendas sobrenaturales contemporáneas, aquí Khalfoun actualiza y hasta recicla el mito desde un agrio nihilismo, colmando la efectiva narración de pulsiones oscuras y un espíritu amargo que se agazapa en las imágenes para estallar en el logrado último tercio. El estiloso manejo de la cámara, la esmerada atmósfera tétrica -atentos al despertar gradual, a la par alegórico y literal, del hermano gemelo de la protagonista a lo largo de la película, bastante escalofriante- y un juego referencial que trasciende el guiño palían parcialmente los evidentes problemas y carencias de la cinta.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs