Crítica: Zhang Yimou reincide en su lado más sentimental con este hermoso drama romántico de juventud que a veces abusa de sensiblería

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Amor bajo el espino blanco

Lo mejor:
La incontestable belleza de sus imágenes

Lo peor:
Se parece demasiado a "El camino a casa"

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
29 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 31/08/2012
  • Director: Yimou Zhang
  • Actores: Dongyu Zhou (Jing), Shawn Dou (Sun), Meijuan Xi (Madre de Jing), Xuejian Li, Taisheng Chen, Rina Sa, Liping Lü, Ruijia Jiang, Xinbo Yu
  • Nacionalidad y año de producción: China, 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

La buena noticia es que, por fin, Zhang Yimou arrincona el swordplay de plástica apabullante para volver a explorar su yo más intimista. La mala es que, como La casa de las dagas voladoras y La maldición de la flor dorada eran meras variaciones sobre el mismo tema, redenciones cada vez más pomposas de la épica wuxia acuñada en Hero, su última película ya estaba hecha. Es decir, Zhang anda escaso de ideas de una década a esta parte. En realidad Amor bajo el espino blanco es la hermana gemela de la excepcional y conmovedora El camino a casa; el principio motor es el mismo: dos jóvenes enamorados hasta las trancas, con el paisaje de la Revolución Cultural como contexto, tratan de imponer su amor contra viento y marea frente a la hostilidad de las circunstancias.

Otra vez Zhang explota el sentimentalismo de las primeras veces, la inocencia de los amores de juventud, castos, idílicos y sublimes, que nos vuelven niños mientras cortejamos el espejismo de un amor puro, inmaculado y absolutamente trascendente. El director de Sorgo rojo es, no hay duda, uno de los cineastas más dotados del globo y uno de los compositores de imágenes con más sensibilidad del universo. Últimamente, no obstante, esa sensibilidad se desparrama en barrocos ejercicios de estilo escandalosamente huecos por dentro. Amor bajo el espino blanco es un elogio del amor minúsculo, el regreso del Zhang de finales de los 90 y principios de los 2000, asumiendo ya que el de los 80 es irrecuperable. El problema es que vuelve a dar cuerda a un romance juvenil de libro, con menos libertad de la que gozó filmando El camino a casa, un proyecto mucho más personal y más genuino.

Amor bajo el espino blanco discurre por un sendero ya transitado, y seguimos lamentando que Zhang siga atrancado en la nostalgia, en un bucle cerrado en el que la reiteración y el reciclaje de material viejo es el santo y seña. Su última película está poblada por imágenes de una incuestionable belleza, por guiños a un sentimentalismo antiguo muy honesto que toca fibra y cala hondo en sus mejores lances.

Pero también es este un sentimentalismo un tanto blando y condescendiente; su película es casi siempre sensible, pero a ratos es también sensiblera, y un punto manipuladora. En manos de otro Amor bajo el espino blanco sería un folletín romántico demodé para románticos de gusto poco exigente. En las suyas, naturalmente, es mucho más que eso, pero no lo suficiente para que de una vez por todas dejemos de añorar el retorno del Zhang Yimou de los días dorados.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP