Crítica: Ben Affleck derrocha oficio y destreza de gran narrador combinando suspense y comedia con la habilidad de un veterano

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Argo

Lo mejor:
La admirable dosificación del suspense, y Alan Arkin

Lo peor:
Un final demasiado blanco y condescendiente

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.1
87 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 26/10/2012
  • Director: Ben Affleck
  • Actores: Ben Affleck (Tony Mendez), Bryan Cranston (Jack O’Donnell), John Goodman (John Chambers), Alan Arkin (Lester), Victor Garber (Ken Taylor), Tate Donovan (Bob Anders), Clea DuVall (Cora Lijek), Rory Cochrane (Lee Schatz)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Airadamente denostado por buena parte de la crítica, que caricaturizó su deriva como actor de comedias de segunda con nocturnidad y alevosía, Ben Affleck se ha encontrado a sí mismo detrás de la cámara, postulándose como un hacedor de thriller con enorme oficio, un narrador con olfato, y un excelente gestor de los tiempos del relato; en definitiva, un director serio y con credenciales. En Argo, además, riza el rizo. El quid de la cuestión es hacer justicia fílmica, que no es fácil, a una de esas delirantes historias reales que desafían la fantasía de cualquier ficción. La Operación Argo tiene un potencial cinematográfico extraordinario, y Affleck lo exprime mientras mantiene la credibilidad dramática en los límites de la contención.

Lo verdaderamente loable es el modo en que colisionan el suspense afilado de un thriller político que dramatiza el contexto y alrededores de la crisis de los rehenes en la embajada de Teherán en noviembre del 79, y la comedia, casi autoparódica, que inmortaliza la farsa cinematográfica urdida como coartada para montar el rescate más rocambolesco de la historia.

Funciona no porque esté basada en hechos reales, sino porque Affleck consigue que el drama se nutra de la comedia y viceversa, y porque la pantomima hollywoodiense comparece aquí como la continuación de la política por otros medios. Y naturalmente resulta que Washington y Hollywood son primas hermanas, nidos de farsantes ambas de primera magnitud. Argo te agarra por la yugular desde el minuto uno con una rítmica frenética y evidencia, por tercera vez, lo bueno que es Affleck manejando convenciones de cine de género.

Pero demuestra también dos cosas más, y no son buenas noticias. Affleck es mucho mejor director que actor; como en The Town su insípida composición es la pata coja de la mesa. O una de ellas porque, otra vez. Como en The Town, el actor-director se muestra incómodo en las distancias cortas, se revela torpe en la resolución de conflictos íntimos. Argo cuenta la increíble historia de un agente de la CIA con excepcional talento para el engaño, pero también la del padre de familia separado de su mujer, absorbido por su trabajo, que apenas se comunica con su retoño. Los apuntes sentimentales, afortunadamente escasos, son un agujero negro, como lo es el tono escandalosamente condescendiente del heroico desenlace.

De pronto Argo se vuelve una indiscreta exaltación del ser americano, con un clásico clímax de película de héroes nacionales, incompatible con el tono del primer acto, que no esconde, al contrario, los oscuros intereses estadounidenses en Irán, con el patrocionio del tirano, la quema de documentos y la custodia del sha derrocado, boicoteando las legítimas demandas iraníes que exigían deportación y juicio. Al final Affleck se deja arrastrar por un sentimentalismo cuasi patriótico nada favorecedor, aplaudiendo el rescate de los ciudadanos libres en un país de bárbaros y militares con aura de psicópata. Argo se vuelve maniquea en su último cuarto de hora. Por fortuna los méritos coleccionados hasta entonces son suficientes para que perdonemos el decepcionante cambio de tercio

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP