El País

Crítica: Amor sin fecha de caducidad

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Ático sin ascensor

Lo mejor:
La química entre Freeman y Keaton

Lo peor:
La levedad insignificante del drama

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.9
36 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 04/09/2015
  • Director: Richard Loncraine
  • Actores: Morgan Freeman (Alex Carver), Diane Keaton (Ruth), Carrie Preston (Miriam Carswell), Cynthia Nixon (Niece), Sterling Jerins (Zoe), Josh Pais (Jackson), Hannah Dunne (Debbie)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

El quid de la cuestión de este amable e inofensivo drama otoñal de Richard Loncraine es desentrañar las causas que forjaron esa unión de acero entre dos personajes que se enfrentan a un cambio trascendental en sus vidas que, de algún modo, implica deshacerse de preciosos recuerdos y renunciar a un patrimonio vital del que no quieren desprenderse. El problema es que, precisamente, esos porqués acaban siendo un lastre para el relato. Ático sin ascensor se atranca en la contraproducente dosificación de ese pasado administrando con bastante torpeza un puñado de flashbacks que restan más que suman. Y llegados a ese punto a Loncraine apenas le quedan ya más argumentos.

La levedad argumental de esta película, hecha para agradar con un sentimentalismo sutil pero, al mismo tiempo, de relevancia escasa, es un lastre muy contundente. Todo orbita alrededor de la más o menos traumática búsqueda de un nuevo apartamento por parte de una pareja divinamente avenida que, después de años de amor, complicidad y ejemplar compañerismo, se ve obligada por las circunstancias a una mudanza indeseada del nido de amor en el que vivieron sus mejores años. Pero es que más allá de la narrativa de las consultas al Segunda Mano de turno, más allá de la coartada ultraligera que sujeta el bonito relato romántico, Ático sin ascensor carece por completo de argumentos. Es decir, el drama, propiamente dicho es, en el mejor de los casos, liviano.

Tienes la sensación de que Loncraine tiene un planteamiento de película en mente, pero le falta por armar un drama en condiciones alrededor de esa insuficiente premisa. En esa tesitura, claro, pides auxilio a los dos monstruos que encabezan el lucido reparto. Y, en efecto, Morgan Freeman y Diane Keaton se lo pasan en grande dando vidilla a una pareja, a priori, un tanto heterodoxa que, con todo, logra proyectar una química ejemplar, una complicidad entrañable que es, a la postre, el único combustible de la película.

El retrato de pareja tiene su aquel, porque la pareja protagonista brilla casi sin querer, pero a partir de ahí echas de menos un libreto con más capas, con giros de la trama en condiciones y con un crescendo convincente alrededor de un drama, más o menos intenso, propiamente dicho. Un libreto, en suma, del montón, que luce mejor de lo que en buena lógica cabría esperar gracias al oficio de dos actores superlativos.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP