El País

Crítica: Las intenciones no bastan

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Aviones de papel

Lo mejor:
Se deja ver, a pesar de todo

Lo peor:
Es una película con vocación de absoluta irrelevancia.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
10 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Familiar
  • Fecha de estreno: 01/01/2016
  • Director: Robert Connolly
  • Actores: Ed Oxenbould (Dylan), Sam Worthington (Jack), Julian Dennison (Kevin), Peter Rowsthorn (Mr. Hickenlooper), Alex Williams (Jethro), Prateep Hanudomlap (compañera de clase), Daniel Holliday (profesor), Terry Norris (abuelo), David Wenham (Patrick)
  • Nacionalidad y año de producción: Austria, 2015
  • Calificación: Todos los públicos y especialmente recomendada para la infancia

+ info

Cineasta de cierto pedigrí entre sus paisanos de las antípodas, Robert Connolly es el clásico artesano rodado en géneros varios que no brilla en ninguno, pero que se mueve con cierta solvencia en escenarios muy variados, lo que puede ser una ventaja o un defecto, según se mire. En Aviones de papel prueba suerte con un género de presencia muy escasa en la cinematografía australiana cual es el drama familiar para todos los públicos. El pretexto es una historia de superación de libro, una película de esas que orbita más alrededor de valores, de un discurso ético y emocional pulcro y potencialmente inspirador, que de sólidas coartadas narrativas propiamente dichas. Todo son buenas intenciones en  Aviones de papel, una película que no admite críticas demasiado agrias porque se mueve en unos parámetros de ingenuidad muy evidentes.

Cine sin pretensiones, que por no tener pretensiones al final no tiene siquiera el espesor de un largometraje cinematográfico de mínimo peso. La falta de pretensiones está bien sino rebasa el límite de la irrelevancia, y la propuesta de Connolly se mueve fundamentalmente en esos parámetros. No hay chicha ni sustancia en una trama absolutamente lineal, que progresa alrededor de una anécdota de enjundia muy escasa. El esqueleto dramático de la cinta se sustancia alrededor de un drama de intensidad muy baja, el de un núcleo familiar desestructurado a causa de la muerte de la madre/esposa, y el heroico arrojo del benjamín del clan por tirar del carro frente a un padre hundido en la depresión y en la apatía.

A partir de ahí Connolly procede con un desfile de arquetipos y situaciones más bien trilladas alrededor de una trama principal de recorrido muy corto. Poca historia, en fin, para tanta película. Una fábula, eso sí, con buen corazón, que habla acerca de la amistad, las segundas oportunidades, y la fe en uno mismo para saltar toda clase de obstáculos que deja la puerta entreabierta en diversos frentes dejando subtramas sin rematar, y que exprime todo su (escaso)punch a las primeras de cambio, pidiendo la hora para llegar exhausta al desenlace, ya vacía de argumentos y atrancada en en la pura y dura intrascendencia.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota