El País
Imprimir

Crítica: El fuego, en el cine

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha: 21/07/2014
Aviones: Equipo de rescate

Lo mejor:
Interesa más que su predecesora de 2013.

Lo peor:
Es una película barata, al menos en espíritu.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
41 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 18/07/2014
  • Director: Roberts Gannaway
  • Actores: Dane Cook (Dusty Crophopper), Julie Bowen (Dipper), Ed Harris (Blade Ranger), Regina King (Dynamite), Corri English (Pinecone), Jerry Stiller (Harvey), Kari Wahlgren (Patch), Wes Studi (Windlifter)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: Todos los públicos y especialmente recomendada para la infancia

+ info

Desde que el gigante multimedia Disney adquiriese Pixar en 2006, la sinergia entre las dos entidades no ha dejado de crecer, más allá de las labores respectivas de distribución y producción que ambas han acordado para los títulos insignia del estudio de animación. La película que nos ocupa y su predecesora, Aviones (2013), son buena muestra de ello: Las ideó John Lasseter, alma mater de Pixar, como derivados de Cars (2006) y Cars 2 (2011); pero han sido desarrolladas por los animadores cinematográficos y televisivos de Disney, en conjunción con los de Prana Studios, compañía con sede en Los Ángeles y la India.

Son datos interesantes, pues redundan en la idea de que nos hallamos ante películas cuyos estándares de calidad y autoría están tan diluidos, que el consumidor bien puede confundirlas con esas imitaciones típicas de grandes producciones encontrables en gasolineras y tiendas de chinos, como Legend of Kung Fu Rabbit (2011) y Wings: Sky Force Heroes (2014). El cine de hoy tiene en el niño a uno de sus clientes más omnívoros y acríticos. Y Pixar y Disney se han dejado de escrúpulos a la hora de satisfacer ese apetito, facturando sus propios productos de segunda antes de que lo hagan otros. Además, los universos Cars y Aviones tienen un enorme atractivo en términos de licencias y juguetes, de manera que las películas correspondientes ejercen en el fondo como anuncios.

Aun así, en tanto ficción, cabe reconocer que Aviones: Equipo de Rescate es una propuesta más compleja que Aviones, y, sobre todo, más atractiva visualmente. Su protagonista vuelve a ser Dusty, la avioneta fumigadora que en el film previo vencía el miedo a su propia naturaleza y a volar convirtiéndose en exitoso avión de carreras, en lo que no era sino un remedo argumental de Cars y Cars 2. Cuando arranca esta secuela, nos topamos con un Dusty que sigue empeñado en competir pero al que ha dejado de responderle su motor. Pese a su testadurez, que le mete en no pocos embrollos, la avioneta terminará por aceptar que debe reconvertirse, y acaba ejerciendo como extintor de incendios naturales.

Aviones: Equipo de Rescate sabe ser a la vez una fábula con moraleja para los más pequeños sobre la asunción de las propias responsabilidades; el equivalente cinematográfico de un libro de autoayuda o coaching en torno la reinvención personal y el trabajo en equipo; y, lo más interesante, una reedición de tantas producciones añejas del Hollywood clásico sobre grupos de seres humanos esquemáticos y adorables, a los que retrataba su afán de cumplir con el trabajo encomendado, y una ética elemental que no se preguntaba en demasía por el mundo circundante, más allá de lo que se pudiera resolver con las propias manos.

Por otro lado, como habíamos adelantado, Aviones: Equipo de Rescate no ostenta una animación de primera clase, pero sí ha sido más mimada de lo que sucedía en Aviones. Una paleta de colores hasta cierto punto elegíaca para subrayar la ubicación de la película en la América profunda —tan cara a John Lasseter y al cine estadounidense reciente, véanse Need for Speed o Transformers: La era de la extinción—; el recurso al formato panorámico; y unas espectaculares escenas de incendios desbocados, terminan de conformar una película que no marcará ningún hito en la historia de Disney, pero que cumple con el cometido de distraer e instruir a los niños una aburrida tarde de verano, antes de que decidan entretenerse prendiéndole fuego a la abuela.

 

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP