El País

Crítica: Fantasmas y prestidigitadores

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Babadook

Lo mejor:
Su eficacia y sus señas de identidad

Lo peor:
No es una película en modo alguno rompedora

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.6
35 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 16/01/2015
  • Director: Jennifer Kent
  • Actores: Essie Davis (Amelia), Daniel Henshall (Robbie), Noah Wiseman (Samuel), Tim Purcell (The Babadook), Tiffany Lyndall-Knight (madre del supermercado), Hayley McElhinney (Claire), Cathy Adamek (Prue), Adam Morgan (Sargento de policía), Benjamin Winspear (Oskar)
  • Nacionalidad y año de producción: Australia, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Babadook, primer largometraje como directora de la actriz australiana Jennifer Kent, va ganando adeptos allá por donde pasa y parece haber comenzado a dejar una huella en los aficionados al género fantástico -el único, quizás, que sigue viendo nacer títulos de culto- equiparable a la de trabajos de James Wan tan celebrados como Insidious y Expediente Warren: The Conjuring. El hecho es que no nos encontramos ante un filme ni mucho menos innovador; ningún jalón relevante en lo que a la evolución del género se refiere. En cambio, Babadook tiene un indudable toque de distinción y unos valores tan claros que se prestan a ser reconocidos incluso por el profano.

En su reseña de la reciente Annabelle, mi compañero Diego Salgado se hacía eco del peso creativo que obtiene lo referencial en el fantástico contemporáneo. Babadook es una obra fraguada, de manera evidente, en las ficciones de horror que más han impresionado a su directora; se dan cita El resplandor (1977), de Stephen King y La semilla del Diablo (1968), Halloween (1978) y Posesión infernal (1981). Obras maestras evocadas recurrentemente por el fantástico de los últimos tiempos, donde la huella de los 70 y los 80 se ha hecho más visible que nunca para toda una generación de realizadores -del mentado James Wan a Adam Wingard, pasando por Christopher Smith, Ti West o Darren Lynn Bowsman-. Babadook se aprovecha de ello sabiamente para urdir un efectivo cuento de fantasmas.

Esto se debe íntegramente a los fructíferos esfuerzos de Kent por someter dichos elementos a sus propias inquietudes creativas, esforzándose en construir una película que funcione verdaderamente, donde el uso de los efectos de sonido a lo John Carpenter o lo polanskiana que pueda resultar su enturbiada mirada a la maternidad sea lo de menos. Así pues, Babadook hace gala de unos correctísimos montaje y puesta en escena, de un compendio de sustos cuidadosamente modelado y de una presencia diabólica sugestivamente diseñada a partir de fuentes diversas que se abre a paso a través de un libro pop-up.

No obstante, la querencia de Kent por la cita culta, que la lleva a invocar las fantasmagorías concebidas por los fundacionales George Méliès o Segundo de Chomón, puede dar lugar a cierta sobrevaloración de lo que Babadook está dispuesta a ofrecer, que no es poco. En este sentido, no se da tanto una intelectualización -como algunos han querido entender- del fantástico primitivo como la concreción en imágenes de la fascinación por un imaginario colmado de prestidigitadores que modelan a su antojo las leyes de la naturaleza; el filme reinterpreta el legado de estos prestidigitadores de la imagen con ánimo inquietante.

 Babadook se empapa de la capacidad del género fantástico para abrir en canal nuestra realidad cotidiana y dejar supurar, ante los espectadores, los horrores subterráneos que puntean secretamente nuestras existencias individuales y colectivas. Halla su personalidad en un malicioso sentido del humor, en las pulsiones sexuales y "thanáticas" que conducen las acciones de la protagonista y en una interesantísima reflexión acerca del terror como género, como representación de las angustias y temores con las que despertamos y nos acostamos en días lectivos y festivos.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP