El País

Crítica: Las mejores intenciones.

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Baikonur

Lo mejor:
Los momentos en que el director Veit Helmer se olvida de que es un turista.

Lo peor:
Tiene uno la sensación de que la película llega tarde, agostado el registro de cine buenrollista en que se inscribe.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 26/09/2014
  • Director: Veit Helmer
  • Actores: Alexander Asochakov (Iskander "Gagarin" Orinbekov), Marie de Villepin (Julie Mahé), Sitora Farmonova (Nazira), Erbulat Toguzakov (Rustam)Waléra Kanischtscheff (jefe Baikonur )
  • Nacionalidad y año de producción: Rusia, Alemania, 2011
  • Calificación: Pendiente por calificar

+ info

La burbuja socioeconómica y la eclosión del cine en los márgenes, propiciaron durante mucho tiempo en el circuito comercial de versión original subtitulada el estreno de películas que gustaban de retratar ambientes exóticos, tanto da si estepas bálticas o manglares bengalíes, con una mirada entre lo pintoresco y lo paternalista. Formas ventajistas de realismo mágico que empezaron tomando ejemplo de directores como Emir Kusturica y acabaron derivando en cosas como Slumdog Millionaire (2008), y que servían al efecto de hacer creer a cierto sector de audiencia que cumplía sus obligaciones ideológicas para con lo multicultural y el comercio justo por el precio de una entrada. Pero las cosas han mudado de signo en los últimos años. La recesión ha impuesto a las fantasías bienpensantes, autojustificativas, un severo correctivo. Y realizaciones como las del alemán Veit Helmer, responsable de Baikonur, empiezan a parecer ejercicios de antropología cultural tan superados como aquellos dioramas a escala real y con indígenas vivos que inmortalizaron fotográficamente los exploradores decimonónicos con las mejores intenciones.

 Helmer dio la campanada con su ópera prima, Tuvalu (1999), romance lírico-chistoso ambientado en una casa de baños fantasmática. En la tragicomedia romántica Gate to Heaven (2003), recreaba el espíritu de Bollywood en el aeropuerto de Frankfurt con el mismo resultado pueril. Y, como subrayaba su título, Absurdistán (2008) convertía Azerbaiyán en escenario de un cuento de hadas grillado con un nivel intelectual equiparable al de Los dioses deben estar locos (1980). En Baikonur, que, quizás no por casualidad, se estrena en nuestro país con años de demora y tras un recorrido internacional discreto, la cámara de Helmer viaja hasta Kazajistán para plantear un argumento similar al de Tuvalu o Gate to Heaven: un joven sueña con escapar a la mediocridad que le rodea apelando en parte para ello al amor de una mujer.

 En Baikonur, ese joven es Rustam (Erbulat Toguzakov), que malvive con los suyos en mitad de la llanura recogiendo los fragmentos de cohetes espaciales que se lanzan desde la estación rusa cercana que da título a la película. Rustam, que espía las misiones al cosmos con envidia, se enamora locamente de cierta integrante de una de ellas, una turista espacial francesa llamada Julie (inexpresiva Marie de Villepin, hija del ex-primer ministro galo Dominique de Villepin). El destino le brindará a Rustam la posibilidad de satisfacer sus aspiraciones, aunque con consecuencias emocionales que no había previsto. El humor absurdo, las coincidencias por arte de magia, unos personajes que hacen lo posible y lo imposible por ser extravagantes y entrañables, un desarrollo narrativo que lo debe todo al empeño por epatar al espectador, conforman una de esas películas en las que solo se puede entrar a base de voluntarismo, intoxicados de entrada por las supuestas virtudes que nos venden un cartel colorista que ansiamos colgar en nuestro piso compartido y grotescas sentencias críticas del estilo "un poema surrealista que iluminará tus sueños" y "¡un ovni fílmico para niños grandes!".

 Que las actitudes de Rustam respecto a Julie rocen las de un depredador sexual, o que la mirada que se deposita sobre el universo escogido jamás dé con nada legítimo, solo acierte a encuadrar postales o remitirnos inadvertidamente a Borat (2006), imaginamos no le supondrá ningún problema al fanático de este tipo de cine. Y lo peor es que, con ello, flaco favor se le hace a Veit Helmer; que, véanse los primeros minutos de Baikonur, cuando no está tratando de hacer la rosca a sus fans o de practicar el excursionismo, se revela un artífice de planos escuetos, primarios, no necesitados de diálogos, en equilibrio impecable sobre una línea del horizonte que perfilan la tierra inhóspita de Kazajistán y un cielo iluminado por falsas promesas.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

MARMITÓN, EL BISTRÓ DE LA LATINA

De Mapi Hermida

En esta ocasión, os vengo a contar un proyecto que he descubierto hace poco a pesar de su apertura a principios de año. Pa...


Podcast de cine: BUTACA VIP