El País

Crítica: Delirios de amor y muerte en el siglo XXI

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Bajo la misma estrella

Lo mejor:
La película bien podría convertirse con el tiempo en un hito del género

Lo peor:
La confusión premeditada, típica de este tipo de productos, entre el arrebato amoroso y su simulacro consumista: viajes de ensueño, cenas inolvidables, hoteles con encanto



Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
100 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 04/07/2014
  • Director: Josh Boone
  • Actores: Shailene Woodley (Hazel Grace Lancaster), Nat Wolff (Isaac), Laura Dern (Frannie), Sam Trammell (Michael), Lotte Verbeek (Lidewij), Ana Dela Cruz (Dr. Maria), Randy Kovitz (Dr. Simmons), Toni Saladna (azafata), Emily Peachey (Monica), Willem Dafoe (Peter Van Houten), Ansel Elgort (Augustus Waters)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Títulos como Recuérdame (2010), Restless (2011), Ahora y siempre (2011), Más allá del amor (2014) o el que ahora nos ocupa, demuestran la vigencia cinematográfica del romance trágico. El que enfrenta en apariencia el amor juvenil a la incomprensión ajena, la enfermedad y la muerte; aunque, en el fondo, uno y otros argumentos sean en este tipo de ficción manifestaciones complementarias de la rebeldía adolescente ante la mediocridad consustancial a nuestra vida como adultos. Desde que, por la vía del exceso formal y argumental, el romanticismo se revolviese a finales del siglo XVIII contra el despotismo de la razón instrumental moderna, que constriñe la afirmación desinhibida de nuestros sentimientos más arrebatados una vez concluye nuestra novela de formación como personas de provecho, la cultura popular ha insistido sin rubor expresivo en el carácter sedicioso del amour fou, la dolencia terminal y el suicidio, el cadáver púber. Por mucho que, con el tiempo, la industria del entretenimiento haya hecho de la fábula mera fórmula, cómplice de la alienación que precisa el orden capitalista para perpetuar nuestra condición de productores y consumidores.

Bajo la misma estrella, gran éxito en Estados Unidos que redunda en el poder creciente de las espectadoras en la taquilla de aquel país, se muestra desde sus primeros minutos sabedora de las imposturas latentes en su condición de artefacto comercial obligado a procurar al gran público una catarsis emocional no demasiado agresiva. En este sentido, la película hace honor con eficacia a lo narrado en el best-seller homónimo que la inspira, obra de un novelista y bloguero en YouTube, John Green, representante de una nueva hornada de artistas que no simula inocencia en cuanto a la tradición, el ecosistema, y las estrategias y útiles culturales a los que han de prestar atención. Por el contrario, autores como Green saben explotar tales factores, no ya para lograr cuantiosos beneficios económicos, sino para reverdecer la pertinencia en nuestros tiempos líquidos de relatos que, con un tratamiento trasnochado, podrían caer de lleno en lo kitsch.

De esta manera, es la propia protagonista de Bajo la misma estrella, Hazel (magnífica Shailene Woodley), una chica de dieciséis años víctima de un cáncer terminal, la que nos cuenta en primera persona el curso de sus síntomas, el efecto de los mismos en la relación con sus padres, su inesperada historia de amor con otro joven enfermo, y ciertas ilusiones y decepciones que las horas contadas le obligarán a afrontar con una serenidad improvisada. Las lúcidas apreciaciones de Hazel, constituyen la herramienta a través de la cual la película debate no solo el papel del amor en situaciones críticas y las constantes psicológicas, sociológicas y médicas que Occidente aplica al cáncer a principios del siglo XXI; también, las representaciones de estos asuntos que han institucionalizado la literatura y el cine mayoritarios.

De hecho, uno de sus aspectos más sorprendentes, claves, es el que atañe a Peter Van Houten (Willem Dafoe), un escritor al que Hazel admira, a quien desea conocer a toda costa. Una subtrama que acaba deviniendo comentario vitriólico en torno al auténtico valor que suelen atesorar relatos como el que ejemplifica la propia Bajo la misma estrella. Una película, en definitiva, que se puede permitir el lujo de recurrir a las convenciones, la filosofía barata, eso que suele tildarse de emociones fáciles, puesto que a lo largo de su metraje ha dejado claro que depende de la capacidad de discernimiento de la audiencia dar el valor que se merece a lo que nos plantea. Que no es tanto la enésima historia de amores adolescentes al filo del abismo, como un signo de interrogación en torno a la eficacia representativa del género y hasta su congruencia ética a fecha de hoy

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

MARMITÓN, EL BISTRÓ DE LA LATINA

De Mapi Hermida

En esta ocasión, os vengo a contar un proyecto que he descubierto hace poco a pesar de su apertura a principios de año. Pa...

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “HITS & SOUL”

De Luis Javier Martínez

A menudo se juega con el doble uso de los términos  “Musica Soul” y “R&B” (rhythm and blues). Afinando lo más pos...


Podcast de cine: BUTACA VIP