El País
Imprimir

Crítica: Un prójimo

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Bernie

Lo mejor:
La apariencia liviana de la película es un ardid

Lo peor:
El retraso en su estreno

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.4
5 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 07/08/2015
  • Director: Richard Linklater
  • Actores: Jack Black (Bernie Tiede), Shirley Maclaine (Marjorie Nugent), Matthew McConaughey (Danny Buck), Brady Coleman (Danny Buck), Richard Robichaux (Lloyd Hornbuckle), Rick Dial (Don Leggett), Brandon Smith (Sheriff Huckabee)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Aunque en casi todos los aspectos resulte inadmisible que Bernie llegue a los cines españoles tres años después de haber sido estrenada en su país de producción, Estados Unidos -puede adquirirse por Internet desde solo cinco euros-, el hecho genera un efecto interesante: devolvernos una apreciación sobre su co-guionista y director, Richard Linklater, más ajustada a sus cualidades creativas que la suscitada por el impacto desproporcionado de otra realización suya posterior, Boyhood (2014), que le ha hecho víctima de todo tipo de psicopatologías críticas: delirios de grandeza interpretativos, inferencias excluyentes, etcétera.

  Bernie, segunda colaboración de Linklater con el actor Jack Black tras Escuela de Rock (2003), nos recuerda que lo mejor del cineasta norteamericano reside, tanto da si analizamos su filmografía en conjunto o título a título, en la mezcla heterogénea y dinámica de registros; en la búsqueda de un sentido fílmico para la realidad que pasa por emular sus contradicciones, sus aristas y trampantojos, su carácter inmutable y a la vez irreductible a una única lectura comprensiva. Para Linklater, como podía escucharse en Walking Life (2001), una de sus películas más reveladoras en el sentido paradójico de no aspirar a revelar nada, "creo que las cosas se ponen interesantes de verdad cuando compartimos un mismo sistema de símbolos para comunicarnos los unos a los otros los sucesos intangibles, equívocos, que experimentamos a diario, y lo que acabamos expresando es lo frustrado de nuestro intento".

  Bernie vuelve a ser, entiéndase expresado de la manera más constructiva, la crónica de una frustración. Una película compleja bajo su apariencia liviana, incluso menor. Se basa en hechos reales: el asesinato en Carthage, una pequeña localidad texana, de una millonaria octogenaria e intratable, Marjorie ( Shirley MacLaine en pantalla), por quien había sido su pareja durante un tiempo, Bernie Tiede (estupendo Jack Black), un hombre que frisaba los cuarenta y era muy querido en la población por su carácter bonancible y obsequioso y su compromiso con la comunidad. Linklater, con la ayuda en lo tocante al guión de Skip Hollandsworth, autor de un artículo periodístico sobre el caso, erige en torno al mismo una película rodada in situ en la que se entremezclan la recreación dramática de los hechos, y su recuento y análisis por parte de los vecinos de Carthage, que en algunos casos acceden a aparecer frente a la cámara y en otros son encarnados por actores profesionales; entre ellos, no solo MacLaine y Black, también Matthew McConaughey y, en un cameo, el propio Linklater.

 Merced a esta dialéctica entre útiles artísticos, aplicados sin un ápice de pedantería ni aprensión, Bernie deviene un platillo volante; un objeto fílmico muy difícil de clasificar, divertidísimo en cualquier caso, en el que tienen cabida la elegía y la sátira de unos modos de vida, la ficción de hechuras documentales y el documental apegado a la ficción, y el comentario metacinematográfico. Recursos complementarios que convergen sobre un misterio tanto más indescifrable cuanto más expuesto a plena luz: el que atañe a la naturaleza humana y, más en concreto, la de Bernie Tiede, que nunca nos queda claro -como nunca nos queda claro cuando nos miramos en el espejo- si es un hipócrita, un tipo de paciencia infinita, un loco, un ángel o un demonio. En un momento del juicio que se celebra contra él por haber matado a Marjorie, su abogado se dirige al jurado para advertirles contra la actitud negativa del fiscal, "que lo único que ha hecho es tratar de convencerles de que el señor Tiede es una especie de monstruo, algo mucho más allá de lo que veo yo: un simple ser humano, un prójimo". No hace falta decir de qué lado se pone la mirada de Richard Linklater en Bernie, de qué lado se ha posicionado siempre su cine.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP