El País

Crítica: Mateo Gil indaga en los arquetipos del western crepuscular con una propuesta sugestiva en lo conceptual pero ejecutada sin identidad ni estilo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Blackthorn (Sin destino)

Lo mejor:
Sam Shepard

Lo peor:
Una realización demasiado plana

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
21 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Western
  • Fecha de estreno: 01/07/2011
  • Director: Mateo Gil
  • Actores: Sam Shepard (James Blackthorn (Butch Cassidy)), Eduardo Noriega (Eduardo Apocada), Stephen Rea (Mackinley), Magaly Solier (Yana), Nicolaj Coster-Waldau (James joven), Padraic Delaney (Sundance), Dominique McElligott (Etta)
  • Nacionalidad y año de producción: Bolivia, EE.UU., España, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Blackthorn esgrime la parábola del hombre inmortal, del héroe/antihéroe imperecedero, del mito reescribiendo la historia. Butch Cassidy es eso, un fantasma, que purga sus pecados apegado al paisaje que lo reivindicó como icono en un oeste diluido en la clandestinidad de un presente en el que las leyendas son reliquias. Mateo Gil indaga en ese espacio de marginación crepuscular del género y de su campo semántico. "Blackthorn" transcurre en Bolivia prefigurando el ocaso obligatoriamente fronterizo, desde el exilio, de una época que no cabe en los márgenes de la modernidad.

Gil, mano derecha de Amenábar, procede con un ejercicio de lánguida nostalgia a escarbar en las convenciones, en el horizonte terminal del western crepuscular elucubrando, decíamos, sobre la inmortalidad de uno de los grandes iconos del cine del oeste. Pero "Blackthorn" no enuncia un crepúsculo de manual; al fin y al cabo el trasfondo de la tragedia es una redención, una purga de pecados. Cassidy es ya un viejo al que solo una corta travesía separa de la muerte, pero en sus entrañas han germinado conceptos como la justicia, la lealtad y la decencia.

Gil redacta con rigor arquetípico el vaivén emocional del legendario forajido que se sabe última reliquia de un mundo en extinción pero no acierta a cristalizar el concepto en pantalla. "Blackthorn" es cine con buenos mimbres, bien escrito, conceptualmente sugestivo, insólito, pero a la vez formalmente inocuo, estilísticamente plano y rutinario. Gil es mejor guionista que director; las imágenes de su audaz incursión en el western son apáticas, a duras penas funcionales pero sin firma ni sello de identidad.

El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford habría sido una película corriente de no ser por la mirada multidimensional que sobre el suceso proyectaba Andrew Dominik. Gil no proyecta nada de sí mismo en el último viaje de Butch Cassidy, que se observa desde la distancia, en la lejanía, sin implicación sentimental de ninguna clase. Gil se sabe al dedillo las leyes del género que visita, pero las despliega sin convicción, sin procesarlas; su película, meritoria a pesar de todo, camina siempre de puntillas, delegando en la arrolladora presencia escénica de un espléndido Sam Shepard y confiando, ingenuamente, en la inercia de una buena historia que, como tal, debiera bastarse para llegar a puerto.

No llega, entorpecida por los inexpresivos flashbacks que desgranan los días de gloria del forajido, a la sombra de otros clásicos modernos del subgénero que, a diferencia de éste, presumen de un director menos tímido, con un concepto menos elemental y artesanal de la puesta en escena.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP