El País

Crítica: La vida interior

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Blind

Lo mejor:
Que salga tan bien parada de los riesgos formales que asume

Lo peor:
Sus puntuales deslices psicoanalíticos

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.4
10 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 17/07/2015
  • Director: Eskil Vogt
  • Actores: Ellen Dorrit Petersen (Ingrid), Henrik Rafaelsen (Morten), Vera Vitali (Elin), Marius Kolbenstvedt (Einar), Stella Kvam Young (Kim ), Isak Nikolai Møller (Kim (chico)), Jacob Young (ex-marido de Elin), Nikki Butenschøn (Ove Kenneth)
  • Nacionalidad y año de producción: Noruega, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

La ceguera ha reaparecido a lo largo de la historia del cine cumpliendo, a menudo, una función alegórica o símbolica. No obstante, en su ambiciosa ópera prima, el noruego Eskil Vogt va un paso más allá y propone que sea la percepción de la realidad por parte de la protagonista invidente la que condicione la disposición formal de la película. Habitual colaborador de Joachim Trier, para quien firmara los libretos de las recomendables Reprise (2006) y Oslo, 31 de agosto, Vogt -como buen pupilo de Trier- demuestra con Blind un notable talento a la hora de concretar imágenes teñidas de una rica ambigüedad, aunque en ocasiones no pueda evitar limitarse a lo ilustrativo.

 Ciega a causa de una afección degenerativa, Ingrid (Ellen Dorrit Petersen) decide encerrarse entre los muros de su hogar mientras se resiste, a través de la memoria y de la escritura, a olvidar los signos de un mundo cada día más brumoso y distante. La vieja compenetración con su marido se ha diluido y ella imagina, desde la distancia, el deseo o el terror, personajes que encarnan sus ansiedades y preocupaciones. Utilizando la percepción de la protagonista como principio vertebrador del relato, Blind opta por articular una narrativa impresionista desde el deslumbrante prólogo, dejando constancia de la manera en que los espacios y objetos se proyectan en la mente del personaje. Un efecto conseguido principalmente a través de un montaje que rompe con el principio de unidad espacial y contribuye a crear, sumado a la divagante voz en off y a la etérea puesta en escena, la ilusión de que estamos visualizando el flujo de conciencia de Ingrid.

 Imbuido de una cruda belleza, este raro filme acerca de la vida secreta de la libido, la soledad de uno frente al mundo, la necesidad de ser comprendidos y lo incierto como base de las relaciones humanas se mantiene fiel a sí mismo hasta el final. El único problema de peso al que ha de enfrentarse es que no siempre lo que vemos y escuchamos resulta tan estimulante como el director quisiera. Si bien a lo largo de los primeros cincuenta minutos Blind exhibe cualidades hipnóticas, termina echando por tierra parcialmente sus virtudes en la media hora final, pesadamente psicologista y explicativa.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP