El País

Artículo: Esnobismo de diván

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 15/11/2013

Woody Allen añade San Francisco a su colección de ciudades dirigiendo a una espléndida Cate Blanchett, favorita al Oscar

Blue Jasmine
  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 15/11/2013
  • Director: Woody Allen
  • Actores: Cate Blanchett (Jasmine), Alec Baldwin (Hal), Sally Hawkins (Ginger), Daniel Jenks (Matthew), Max Rutherford (Johnny), Andrew Dice Clay (Augie), Kathy Tong (Raylene), Bobby Cannavale (Chili), Max Casella (Eddie)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Con el mercado europeo como fortín y sus capitales como musas de inspiración estratégica, Woody Allen lleva años reñido con sus paisanos, estrenando películas sin pena ni gloria. Nadie es profeta en su tierra, pero Allen vuelve a serlo en el otoño de su carrera. Midnight in Paris superó los 50 millones de dólares en taquilla y Blue Jasmine lleva amasados más de 32, y lo que es aún más importante, el director de Manhattan podría colar la película entre las candidatas al Oscar a mejor filme por segunda vez en tres años.ç

Después de un segundo periplo europeo por París y Roma, Allen vuelve a Estados Unidos para diseccionar la caída en desgracia de Jasmine (espléndida Cate Blanchett), con San Francisco como coprotagonista por primera vez en su cine (Nueva York, por supuesto, tampoco falta a la cita), en una comedia agridulce que copa las posiciones de privilegio de todas las quinielas de cara a la inminente temporada de premios. Rodeado de viejos conocidos como Alec Baldwin y Sally Hawkins, Woody regala a Blanchett uno de los papeles más jugosos de su carrera, el de una mujer de mediana edad al borde de un ataque de nervios, una adicta al lujo y los vicios de la alta sociedad que intenta relanzar su vida desde cero, en medio de una aguda crisis existencial y entre súbitos ataques de ansiedad tras el suicidio en prisión de su ex, un millonario que construyó su fortuna especulando con dinero ajeno. Refugiada en el apartamento de su hermana en San Francisco, Jasmine busca luz al final del túnel en un desesperado intento de eludir el colapso emocional y psicológico.

A tiro de Oscar

Allen es un talismán para sus actrices. Hasta cuatro de ellas conquistaron el Oscar trabajando a sus órdenes. Diane Keaton, Dianne Weist (por partida doble), Mira Sorvino y Penélope Cruz tienen mucho que agradecerle. Es probable que en unos meses Cate Blanchett se sume a la lista. A juzgar por las primeras quinielas pre-Oscar, difícilmente alguien podrá hacerle sombra. Sería la segunda estatuilla para la actriz (ya ganó una por El aviador), pero la competencia será aguerrida. Sandra Bullock se postula como su gran rival por Gravity, aunque aún está muy reciente su premio por The Blind Side. También tendrán algo que decir Meryl Streep, que con Agosto, de John Wells, podría aspirar a la que sería su cuarta estatuilla; Judi Dench, que suena con fuerza por Philomena; o Emma Thompson por el biopic sobre Walt Disney Saving Mr. Banks.

Y además

Woody en las ciudades

Nueva York. El gran amor de Allen. Omnipresente en su cine, nunca lució tan evocadora como en Manhattan (1976), que comenzaba así: “Para él, sin importar qué estación era, esta aún era una ciudad en blanco y negro que latía al son de las melodías de Gershwin”.

Venecia. Por primera vez Allen era un turista en su propio cine. Recorría las calles de la ciudad italiana con la curiosidad del recién llegado, lejos de la comodidad de su irrompible vínculo emocional con la Gran Manzana. La excusa fue el musical Todos dicen I Love You (1996).

Londres. El idilio con Londres fue un amor en tres tiempos. Scoop, El sueño de Casandra y, sobre todo, Match Point (2006) regalaban algunos de los mejores minutos de cine alleniano en años. Se mudó por motivos económicos, pero también, decía, por amor al cielo londinense.

Barcelona. De Barcelona llego a afirmar que era “la mejor ciudad del mundo”. Su fascinación por Gaudí hizo el resto, aunque Vicky Cristina Barcelona (2008) no se cuenta, ni mucho menos, entre sus mejores trabajos. Demasiado estereotipo latino y demasiada guitarra española.

París. Owen Wilson fantaseaba con el lugar y el tiempo en el que hubiera elegido vivir: “París, años 20. Bajo la lluvia”. Allen exprimía la fotogenia de la ciudad del amor en Medianoche en París (2011), que arrancaba con declaración de intenciones: “Tengo tendencia a idealizar París”.

Roma. Motivado por una buena oferta de financiación, Allen no hizo ascos a completar su periplo europeo en la ciudad eterna con A Roma con amor (2012). La conocía de pasada, pero el cine italiano fue uno de los ingredientes esenciales de su dieta cultural juvenil.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP