Crítica: Cuerpo y mito

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Boi neon

Lo mejor:
La fotografía de Diego García, que fluye con naturalidad del naturalismo a lo alucinado

Lo peor:
A veces es menos sugerente de lo que pretende

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 16/09/2016
  • Director: Gabriel Mascaro
  • Actores: Juliano Cazarré (Iremar), Maeve Jinkings (Galega), Josinaldo Alves (Mário), Roberto Berindelli (Fazendeiro), Marcelo Caetano, Samya De Lavor (Geise), Vinícius de Oliveira (Júnior)
  • Nacionalidad y año de producción: España, Uruguay, Brasil, Holanda, 2015
  • Calificación: Pendiente por calificar

+ info

El artista y cineasta Gabriel Mascaro, que había logrado un fuerte reconocimiento con su filme previo, Vientos de agosto (2014), se adentra una vez más en la percepción sensorial del entorno y del propio cuerpo para ahondar en un determinado estado de las cosas. Su herramienta conceptual más relevante es el uso de ciertos elementos -caballos y toros, en esta ocasión-, menos con una intención simbólica que con la de fraguar una mitología contemporánea, ligada a los temores y aspiraciones de un determinado colectivo.

 Mirada derrotista a un grupo de ganaderos ambulantes pernambucanos que prestan sus animales para el célebre espectáculo de la vaquejada, Boi Neon orbita en torno a los sueños y frustraciones, al discurrir monótono y a la falta indolente de esperanza de un conjunto de personajes dispares, unidos por su oficio. Lo más destacable del conjunto es un notable rigor formal -prima el movimiento dentro del plano por encima de los valores expresivos que puedan aportar cámara y montaje- que, sin embargo, se integra a la perfección con una ligereza exenta de arrogancia intelectual, sublimándose ambas virtudes en un hermoso encuentro sexual donde Diego García -quien recientemente había hecho maravillas también en Cemetery of Splendour (2015) - demuestra su sobresaliente dominio de los efectos expresivos del claroscuro.

 Como obra ligada a una vertiente muy clara de las producciones contemporáneas que buscan su nicho de mercado en festivales europeos de prestigio, Boi Neon se presta al exotismo y a usos de lo simbólico excesivamente preocupados en resultar hiperlegibles; lo cual le da, a veces, un sentido unívoco a su retórica visual. Sus imágenes tampoco resultan siempre tan sugerentes como pretenden: a menudo, se transparenta demasiado el mecanismo que las anima. En los peores momentos, fruto del cálculo puro y duro, no dicen ni más, ni menos de lo que pretenden decir.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “PROMESAS CUMPLIDAS”

De Luis Javier Martínez

Con la música electrónica tengo una relación de amor y odio, y aunque los dos discos anteriores de Floating Points no me h...


Podcast de cine: BUTACA VIP