El País

Crítica: El amor en crisis

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Brasserie Romantic

Lo mejor:
La relación de Pascaline con su sobrina y hermano, mejor hilada que el resto de los conflictos presentados

Lo peor:
Pese a su aparente inconformismo, se adscribe a una mitología del amor más bien rancia

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
0
0 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia dramática
  • Fecha de estreno: 13/02/2015
  • Director: Joël Vanhoebrouck
  • Actores: Sara de Roo (Pascaline), Axel Daeseleire (Angelo), Filip Peeters (Paul), Koen De Bouw (Frank), Barbara Sarafian (Roos), Anemone Valcke (Ingrid), Mathijs Scheepers (Walter), Wouter Hendrickx (Lesley), Tine Embrechts (Sylvia), Thomas Janssens (Kevin), Zoë Thielemans (Emma)
  • Nacionalidad y año de producción: Bélgica, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Brasserie Romantic surge como parte de la iniciativa Fait Divers de la cadena televisiva flamenca VTM, que se ha propuesto dar salida a proyectos de bajo presupuesto dirigidos por nuevas promesas del cine belga, promocionando así su talento e intentando aportar sangre fresca al panorama fílmico nacional. El afortunado, en esta ocasión, es Joël Vanhoebruck, quien había comenzado a hacerse notar rodando capítulos en series de éxito como Brigada antivicio (2009) o Vermist (2011-2012).

Su ópera prima es una dramedia romántica ambientada en un restaurante de cocina fusión moderadamente prestigioso a lo largo de la noche de San Valentín. Pascaline (Sara de Roo) y Angelo (Axel Daeseleire), los dueños del local, solo admiten reservas para mesas de dos en el día de los enamorados. Los distintos platos que incluye el menú puntean el desarrollo de los encuentros y desencuentros entre una serie de personajes descontentos con su situación sentimental: señoras que inventan amantes para llamar la atención de su marido, suicidas que sueñan hombres compatibles con su signo zodiacal, autistas emocionales que nunca han sido amados o antiguos amantes que se reencuentran sin esperarlo.

Aunque Brasserie Romantic pretende, a través de los resortes del relato coral, constituir una ficción plural capaz de recoger diversas maneras de entender el sentimiento amoroso, su enfoque no puede ser más limitado. La película se centra estrictamente en parejas heterosexuales que comparten unas coordenadas culturales similares y que persiguen, de una forma u otra, la satisfacción y la estabilidad compartiendo su existencia con la de otra persona. Imaginamos que al lector le sonará el viejo mito de la infelicidad de los solteros... Un punto de partida que podría llevarnos a pensar que Brasserie Romantic reflexiona sobre la crisis de la pareja tradicional; sin embargo, en ningún momento pone en cuestión este modo tradicionalista, carca, de concebir lo amatorio, sino que se limita a plantear -y resolver- problemas en el seno de las parejas presentadas.

Por desgracia, la estrechez de miras no solamente atañe a lo ideológico, sino también a la configuración interna del filme, cimentado en uno de los vicios más dañinos del mal cine coral: la pretensión de cerrar cada una de las historias con una moraleja como punto y final. Algo quizás disculpable si habláramos de un compendio de fábulas, pero que no termina de encajar con la codificación visual naturalista de Brasserie Romantic, largometraje raquítico en lo dramático y pueril en lo cómico, cuyo visionado resulta tolerable únicamente gracias a la eficacia general del reparto y a unas labores competentes de montaje y puesta en escena.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP