El País

Crítica: El aprendizaje como epopeya

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Camino a la escuela

Lo mejor:
El heroico ejemplo de los niños protagonistas

Lo peor:
Un exceso de aparejo dramático en torno al testimonio documental

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.8
51 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Documental
  • Fecha de estreno: 23/01/2015
  • Director: Pascal Plisson
  • Actores: Noura Azzagagh (Noura Azzagagh), Zahira Badi (Zahira Badi), Carlito (Carlito), Zineb Elkabi (Zineb Elkabi), Emmanuel J. Esther (Emmanuel J. Esther), Gabriel J. Esther (Gabriel J. Esther)
  • Nacionalidad y año de producción: Sudáfrica, Brasil, China, Francia, 2013
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

En Occidente damos por sentado bienes tan escasos y preciados en otros rincones del mundo como el acceso al agua potable, la sanidad para todos o el derecho a la escolarización. Camino a la escuela tiene la virtud de sacarnos a lo bruto de esa burbuja, con la odisea de cuatro chavales a través de ríos, desiertos y montañas en un viaje diario hacia el conocimiento que es una epopeya heroica, un ejemplo de tenacidad y superación, una lección de vida de quien tiene que pelear como un titán para lograr siquiera una millonésima parte de todos esos privilegios que nosotros damos por sentado.

Pascal Plisson procede con un sentido homenaje a esos críos que dignifican la palabra escuela con su sacrificada asistencia con un documental (a ratos demasiado guionizado) que se sumerge en los valles de la Pampa argentina, en las praderas de Kenya, los alrededores del Ganjes y las escarpadas cumbres del Atlas con un optimismo contagioso, en una celebración de la admirable sed de aprendizaje de quienes viven una odisea diaria solo para llegar sanos y salvos al colegio. Plisson ha optado por poner buena cara al mal tiempo, enfatizando la epopeya con una machacón acompañamiento musical más propio de una cinta de ficción que de un documental al uso.

No hay contexto, no se analizan las causas sociales detrás de ese peregrinaje perpetuo hacia el saber, y todos los contextos familiares que se despliegan en la película son prácticamente idílicos. A ratos tienes la sensación de que, pese a ser real como la vida misma, a la película le falta frescura y le sobra un empeño de dramatización a nuestro juicio redundante. Semejante historia no necesita subrayados porque sobrecoge por pura inercia, y sin embargo Camino a la escuela parece más un docudrama que una película de no ficción propiamente dicha. Hay imágenes inolvidables a lo largo y ancho del viaje de estos cuatro pequeños valientes (y sus cómplices de ruta), y el montaje paralelo es impecable.

Los cuatro asombrosos testimonios te ponen un nudo en la garganta, llamando a gritos a la sensibilación social sobre el precario y heroico acceso a la educación de millones de críos en el mundo. Un relato enormemente emotivo que, no obstante, echa a faltar un planteamiento menos plano, más tridimensional pero, con todo, un tributo a incontables críos anónimos que se juegan el pellejo por llegar a tiempo a la clase de álgebra en los lugares más remotos del globo.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP