Crítica: Supervivencia épica a lo grande basada en las memorias de un probable farsante filmada con oficio sobre las espaldas de un puñado de personajes muy poco empáticos

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Camino a la libertad

Lo mejor:
La épica inspiradora inherente al relato

Lo peor:
Un tratamiento superficial de los personajes y sus relaciones

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
14 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 05/01/2011
  • Director: Peter Weir
  • Actores: Colin Farrell (Valka), Jim Sturgess (Janusz), Dejan Angelov (Andrei), Yordan Bikov (Garbage Eater #1), Dragos Bucur (Zoran), Sattar Dikambayev (Mongolian Horseman), Ed Harris (Sr. Smith)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Slavomir Rawicz sobrecogió a medio mundo con la publicación en 1956 de "The Long Way", donde narraba su épica huida de un gulag soviético en compañía de otros presos con destino a India, atravesando Siberia, el desierto del Gobi, Mongolia, China y Tibet vía la cordillera del Himalaya. Los años demostraron que Rawicz era un perfecto farsante, que su vida de prisionero en la Unión Soviética había sido enteramente convencional y que, quizá, en algún momento posterior a su liberación tuvo noticia de la historia de otro preso, un tal Wltold Glinski, a quien presuntamente robó sus experiencias para convertirlas en libro.

En el caso Rawicz todo es presunto; es imposible dilucidar si la historia que le hizo célebre es un cuento de ciencia-ficción o, caso de ser real, hasta qué punto está distorsionada. Un hándicap considerable para una película, Camino a la libertad, cuya principal baza es el heroísmo ejemplar de un ejercicio extremo de supervivencia más allá de cualquier fantasía. Peter Weir, que es uno de los mejores cineastas anglosajones de las últimas décadas se evapora aquí para dejar que la épica se escriba por inercia. El noventa por ciento del interés que suscita su propuesta es, no hay duda, el peso de la alucinante anécdota. Si la anécdota es falsa, o su veracidad discutible, y tal es el caso, el impacto de la cinta se amortigua sustancialmente.

A rebufo de otros legendarios episodios de supervivencia cinematográficos, con ¡Viven! de Frank Marshall como referente más próximo, Weir traza la odisea de salvación de un heterogéneo grupo de fugitivos de un gulag que atraviesan medio mundo para huir de la represión del comunismo protagonizando las más increíbles peripecias en toda clase de climas y paisajes. El director australiano delega, no obstante, más de la cuenta en el empuje de los acontecimientos. Como dramatización de un hecho cierto "Camino a la libertad" sería una película notable; como novela cinematográfica sobre un improbable acto de heroísmo trotamundos simplemente no termina de cuajar.

Weir concede demasiado protagonismo a la hazaña, a los penosos avatares del viaje como queriendo hacer justicia a una historia que probablemente no fue. Para ello sacrifica la cohesión interna del drama, pasando muy por encima de la interrelación de personajes, dibujando su identidad con pincel grueso, incapaz de alumbrar química entre las partes, complicidad entre sus actores. Weir tiene demasiado mundo que surcar y no tiene tiempo para trabajarse la sustancia emocional de su película. A la postre a "Camino a la libertad" le falta corazón y le sobran millas.

No hay rastro de personajes perdurables, de emociones irrepetibles; la mecánica es impecable, el odiseico periplo te arrastra y te conmueve; pero lo que emociona es la anécdota, no el espesor trágico, muy esquemático y descuidado, de la historia. Así las cosas Camino a la libertad trasciende como un Weir decididamente menor, lastrado por un problema de enfoque, por alimentar la probable ficción con los bríos de una crónica verídica, alimentando la aventura, eso sí, con combustible bueno y duradero, y con la seguridad que da tener a Ed Harris, Mark Strong o Jim Sturgess como cabezas de cartel.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP