El País

Crítica: Brillante Mendoza recrea con oficio el sin vivir de las víctimas de un secuestro en Filipinas, pero no acierta a dotarlo de profundidad dramática

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Cautiva (2012)

Lo mejor:
El virtuosismo formal de Mendoza

Lo peor:
El raquítico empaque dramático en torno a la noticia del secuestro

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3
2 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 26/07/2013
  • Director: Brillante Mendoza
  • Actores: Isabelle Huppert (Thérèse Bourgoine), Katherine Mulville (Sophie Bernstein), Marc Zanetta (John Bernstein), Rustica Carpio (Soledad), Timothy Mabalot (Ahmed), Maria Isabel Lopez (Marianne Agudo Pineda), Raymond Bagatsing (Abu Saiyed), Coco Martin (Abusama), Mercedes Cabral (Emma Policarpio), Mon Confiado (Abu Omar), Perry Dizon (Motasser)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Alemania, Filipinas, Francia, 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Dotada de un incontestable valor testimonial, cuasi informativo, Cautiva (2012) recrea con todo lujo de detalles y a quemarropa el secuestro de un puñado de turistas a manos de la milicia islamista en Filipinas apenas unos meses antes del trágico 11 de septiembre. Decimos recrea porque eso es esencialmente lo que mueve a Mendoza para llenar los erráticos 120 minutos de este drama terrible de cautiverio y privación de libertad que logra, no hay duda, uno de sus principales propósitos: hacer partícipe al respetable de las miserias de los sufridos secuestrados, arrastrados de mala manera por la selva en espera de una resolución de la crisis que nunca llega.

Decimos recrea porque Mendoza se atasca en la fotocopia del acontecimiento, procediendo a diseccionar las idas y venidas de secuestradores y cautivos con unas dosis de verismo realmente asombrosas. Pero detrás de eso, de la recreación pura y dura, de la noticia del secuestro, no hay nada más que vagos retratos de individuos al límite de caracterización, en el mejor de los casos, difusa. No hay personajes, en el sentido de que no hay rastro de empatía emocional con el drama desgarrador que se nos quiere contar. Mendoza, un narrador fabuloso que no necesita presentación ni defensa a estas alturas, se entretiene aquí demasiado en mimar el empaque formal, la propuesta visual y la invitación, cámara en mano, a infiltrarse entre las víctimas del secuestro como una más.

Pero resulta que se le olvida vertebrar el drama, forjar emociones duraderas, la chicha esperable bajo el apabullante realismo cuasi documental que gasta la cinta. Esperas a que detone el drama, pero la detonación simplemente no llega nunca. A Mendoza se le olvidó dar a sus personajes algo más que un nombre. Isabelle Huppert, voluntariosa como siempre, se esmera, pero su interpretación es tan fría como los párrafos y diálogos del libreto que sin éxito intenta defender.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP