El País

Crítica: Volver a la esencia

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Cenicienta

Lo mejor:
Una puesta en escena arrolladora

Lo peor:
Las propias limitaciones de un cuento que ya ha sido contado en infinidad de ocasiones

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
59 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Aventuras
  • Fecha de estreno: 27/03/2015
  • Director: Kenneth Branagh
  • Actores: Lily James (Cenicienta), Hayley Atwell (madre de Cenicienta), Helena Bonham Carter (Hada madrina), Ben Chaplin (Padre de Cenicienta), Cate Blanchett (Lady Tremaine), Richard Madden (Príncipe Encantador), Sophie McShera (Drizella), Holliday Grainger (Anastasia)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

En un tiempo en el que Hollywood se empeña en desvirtuar y maltratar el poso legendario de los cuentos de toda la vida con aparatosas y huecas precuelas, secuelas y spin-offs, rastreando el rastro presuntamente interesante de la inspiración real y tangible del mito, hay que ser un valiente para volver sobre la mirada limpia a las fábulas de nuestros ancestros. Kenneth Branagh, que suele hacer el cine que le da la real gana sin atender al qué dirán, se atreve a esquivar el posmodernismo y el oportunismo tétrico que busca exprimir el cuento clásico como nuevo filón del cine fantástico de capa y espada, en clave adulta y, casi siempre, sin un remoto ápice de interés. Lo que propone Kenneth Branagh pues no es ni Blancanieves y la leyenda del cazador, para entendernos, ni una reinterpretación personalísima del mito a lo Tim Burton y su Alicia en el País de las Maravillas. Su Cenicienta no es un homenaje a sí mismo, sino a Perrault y al espíritu Disney de los clásicos de la casa en la edad dorada del cine de príncipes y princesas.

Naturalmente esta nueva versión se acomoda a una sensibilidad mucho menos reduccionista en el tratamiento de los clichés de género: Cenicienta no necesita que nadie la salve, no aspira a encontrar a un hombre rico que la rescate, y el príncipe necesita tanto de Cenicienta como Cenicienta, mujer ilustrada y con enorme personalidad, de él. Pero más allá de esa reinterpretación de los roles, asistimos a una reivindicación ética y estética de los valores tradicionales del cuento de Perrault.

Ubicada en un reino de ensueño, pero a la vez habitado por individuos diabólicos muy humanos y sin demasiado hueco para la magia,  Cenicienta recorre casi todos los lugares comunes del género en un elogio entusiasta de la vigencia de la moraleja de las viejas fábulas. Branagh revisita el cuento tal cual, explorando los vericuetos más oscuros de la leyenda pero sin énfasis ni desvirtuaciones modernistas, es decir, el mal aquí es la canallesca amargura vital de una madrastra que hace el mal como respuesta a un sinfín de complejos que la convierten en el personaje Disney más complejo y humano (gracias fundamentalmente al talento de Cate Blanchett) visto en un cine hasta la fecha.

Y alrededor un formidable despliegue visual sin más pretensión que la de dar a conocer el mito a una generación nueva, con todo el boato de una superproducción de esas que se esmera hasta en el más nimio de los detalles. Cenicienta es una gozada para la vista, una ocasión para reconciliarse con el atávico encantamiento del mito, de reivindicar una vez más a Branagh como maestro de la pompa escénica, y de volver a la esencia de los cuentos, llegado un punto en el que contar un cuento de hadas sin desvirtuarlo, desnaturalizarlo o reinventarlo deviene acto de rebeldía, gesto de valentía y gesto/movimiento contracorriente.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP