El País

Crítica: Manual de robótica para sentimentales

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Chappie

Lo mejor:
Un espectáculo visual irreprochable

Lo peor:
Un cóctel de tonos nada favorecedor

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.4
36 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 13/03/2015
  • Director: Neil Blomkamp
  • Actores: Sharlto Copley (Chappie), Hugh Jackman (Vincent Moore), Sigourney Weaver, Dev Patel (Deon), Miranda Frigon (psicóloga), Yo-Landi Visser (Yolandi Visser), Jose Pablo Cantillo (Yankie), Janus Prinsloo (oficial de policía), Eugene Khumbanyiwa (King), Brandon Auret (Hippo), Sean O. Roberts (Hacker)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

El cine de Neil Blonkamp se forja a base de pliegues y repliegues, de astutas variaciones sobre el mismo tema, de planteamientos fantacientíficos existencialistas tan homogéneos como, llegados a este punto, repetitivos. Chappie es conceptualmente la menos ambiciosa de sus tres películas hasta la fecha, pero no por ello el director sudafricano se sacude de ciertos tics de la ciencia-ficción trascendente y solemne, que desfiguran a la criatura, forjándola como un híbrido a medio cocer entre el Blonkamp intenso y filosofal de Distrito 9 y Elysium y un amante de la ciencia ficción familiar ochentera, de la robótica amable de Cortocircuito pero con el tono bronco y visceralmente policial de Robocop.

El problema es que nunca tienes claro a qué público va dirigida la película. Chappie contiene dosis de matarile y salvaje fuego cruzado de película adulta, también el esbozo de una reflexión acerca de los límites de la inteligencia artificial, como juguete de una humanidad irresponsable, que tiembla ante la posibilidad de una robótica autónoma e independiente, capaz de reproducir emociones al margen de la voluntad del creador, y otra estrictamente dependiente de los intereses bastardos del ingeniero y el político de turno, que entiende la AI como una herramienta de ejercicio de poder y dominación.

Pero al mismo tiempo la dimensión cómica y sentimental de la película es simplona, cuando no directamente boba, más afín al gusto poco exigente de un público adolescente amante de la chanza fácil. Chappie es un personaje que se mueve en los extremos: a ratos lo amas, otros directamente lo matarías, por ñoño y por irritante. La empatía con la chatarra andante funciona solo a intermitencias, porque Blonkamp se pasa de chisposo, quizá demasiado ocupado con mimar la deslumbrante dimensión técnica y pirotécnica de su película. Lo malo es que tampoco funciona el factor humano. No hay un solo personaje con entidad a lo largo y ancho de las dos horas de película.

Ni los héroes ni los villanos tienen el espesor de los buenos protagonistas/antagonistas. Hugh Jackman está desaprovechadísimo, Dev Patel no tiene punch y su personaje es un compendio de estereotipos del científico brillante con conciencia, enamorado de su creación, y la pareja macarra, el bando de los malotes, que encarnan los raperos Ninja y Yolandi Visser tiene una entidad desmesurada en una película a la que le cuesta definir un foco y un punto de vista. La consecuencia es que la empatía con el respetable es escasa. Cuando Chappie se pone en plan Neil Blonkamp desorejado, con toda esa parafernalia de la ciencia-ficción sucia de suburbio, obsesionada con la mímesis entre el hombre y la máquina (o el alien), no está a la altura de las dos propuestas precedentes, y cuando rebaja el tono para ponerse cómica, tierna y entrañable, pensando en públicos mucho más amplios, tampoco da con la tecla, extraviada en el volumen, excesivo, de los fuegos artificiales, de la puesta en escena cuasi operística, en busca de una identidad que no acaba de aparecer por sitio alguno. Blonkamp rueda como dios, de eso no hay duda; quizá es simplemente hora de que deje de escribir sus propias películas para abrirse a nuevos horizontes.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP