El País

Crítica: Todo queda en casa

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Cómo entrenar a tu dragón 2

Lo mejor:
Los minutos iniciales, en que la película apunta a la auténtica aventura, y no a un simulacro de la misma digno de un parque temático

Lo peor:
La obsesión enfermiza (e interesada) del cine popular estadounidense con lo familiar

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
90 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 01/08/2014
  • Director: Dean Deblois
  • Actores: Jay Baruchel (Hiccup), Kit Harington (Eret, hijo de Eret), Cate Blanchett (Valka), Gerard Butler (Stoick the Vast ), Jonah Hil (Snotlout ), Kristen Wiig (Ruffnut), Christopher Mintz-Plasse (Fishlegs), T.J. Miller (Tuffnut), America Ferrera (Astrid), Djimon Hounsou (Drago Bludvist), Craig Ferguson (Gobber)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2014
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Cómo entrenar a tu dragón 2 se estrena en España cuando su carrera comercial en cines norteamericanos puede darse por concluida. El éxito de esta secuela -cuya responsabilidad creativa es achacable en solitario a Dean DeBlois, artífice en 2010 junto a Chris Sanders del primer film basado en los libros infantiles de Cressida Cowell- ha sido en su país de origen menor de lo esperado.

 No resulta fácil determinar las razones. Pero puede apostarse a que el hecho algo tiene que ver, como sucedió en la película precedente y las dos entregas de Kung Fu Panda, con que el estudio DreamWorks Animation ha vuelto a apostar por la animación, no como útil infantiloide que realza los chascarrillos referenciales con fecha de caducidad (véanse las franquicias Shrek y Madagascar); sino como útil formal idóneo para un cine de aventuras entendido como espectáculo adrenalítico, y como alegoría sobre nuestros retos vitales y el afán por superarlos. Algo de lo que, hoy por hoy, ni muchos niños sobreprotegidos ni muchos padres negligentes quieren oír hablar.

 En este sentido, el arranque de Cómo entrenar a tu dragón 2 es ejemplar: la acción transcurre cinco años después de que, en una remota isla vikinga, el pequeño Hipo domesticase al joven dragón Desdentado y lograse que, tras décadas de lucha, humanos y monstruos aprendiesen a convivir. Ahora Hipo es un adolescente, menos interesado en heredar de su padre Estoico el gobierno de Isla Mema, que en ampliar los confines del universo que habitan los suyos, para lo que le son esenciales sus cabalgadas aéreas a lomos de Desdentado.

 En esos primeros minutos, la planificación de DeBlois, su atención por el detalle, y una animación ni mucho menos perfecta pero sí muy expresiva, logran que el sentido de la maravilla impregne las imágenes y, a la vez, que el relato apunte maneras de interesante novela de formación para Hipo, a partir del descubrimiento de otra isla, formada en su mayor parte por riscos de hielo, cuyos secretos amenazan con subvertir lo creído hasta entonces por los vikingos y con llevar hasta sus costas a un peligroso enemigo.

 Sin embargo, y precisamente por aquello de atraer y contentar al conformista público mayoritario de este tipo de productos, Cómo entrenar a tu dragón 2 sucumbe muy pronto a la dinámica del melodrama familiar, y con ello a la esfera de lo doméstico. La tensión entre la aventura fantasiosa, libre, capaz de propiciar el vuelo arriesgado de Hipo y el espectador, y las cadenas emocionales que imponen padres y madres y las obligaciones para con ellos e Isla Mema, provocan no ya que la película pierda aliento a medida que pasan los minutos; también, que su deriva narrativa peque de embrollada y frustrante.

 Como si la ficción hubiese sido atada muy corta en su propio jardín y, ansiando abrazar el horizonte, se hubiese revuelto contra su propia sombra hasta quedar estrangulada frente al porche. Si el sentido espiritual de la aventura reside en nuestra evolución como personas, la aceptación de las responsabilidades para con nosotros mismos, y la búsqueda de caminos inexplorados por nuestros antecesores, el Hipo de Cómo entrenar a tu dragón 2 acaba siendo, pese a las apariencias, muy poco aventurero. Que el habitual de multisalas, al menos en Estados Unidos, le haya dado aun así la espalda, es el colmo de lo humillante.

Ir a la película >

Tras años a la estela de Pixar, tratando en vano de resistir las odiosas comparaciones con la competencia, DreamWorks comienza a asomar definitivamente la cabeza. Es una suma de dos factores: por u...


Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP