El País

Crítica: Redención imposible

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Como perros salvajes

Lo mejor:
Tienes los méritos suficientes como para convertirse en un clásico del trash

Lo peor:
Su histrionismo visual puede atragantársele a más de un espectador

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.8
12 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Policíaca
  • Fecha de estreno: 27/01/2017
  • Director: Paul Schrader
  • Actores: Nicolas Cage (Troy), Willem Dafoe (Mad Dog), Christopher Matthew Cook (Diesel), Omar J. Dorsey (Moon Man), Louisa Krause (Zoe), Melissa Bolona (Lina), Reynaldo Gallegos (Chepe)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2016
  • Calificación: No recomendada menores de 18 años

+ info

Lo desigual de la carrera de Paul Schrader como escritor y realizador no impide que sea extraña, apasionada y apasionante. Guionista de culto gracias a sus célebres colaboraciones con Martin Scorsese (Taxi Driver, Toro salvaje, Al límite), Brian de Palma (Fascinación) o Sydney Pollack (Yakuza); más tarde, realizador tortuoso y respetado de cintas como Hardcore: un mundo oculto, Mishima: una vida en cuatro capítulos y Aflicción; desembocando, a partir de los 2000, en una disparatada huida hacia adelante que lo ha abocado al malditismo trash.

 Siendo acaso su producción más demoledora en un tiempo, Como perros salvajes -libremente basada en la cínica novela Perro come perro, de Edward Bunker- incita a revisar sus desprestigiadas obras de madurez, de una coherencia inapelable incluso en las discretas El exorcista: El comienzo o Caza terrorista. La fascinación cinéfila por los géneros florece nuevamente en la exacerbación de algunas de las notas expresivas más características de la historia de los mismos; en Como perros salvajes, la sombra del llamado nuevo Hollywood se proyecta sobre los cuentos morales de gangsters de los años 40, aunque con una actitud descreída que desmonta las improbables redenciones espirituales de sus héroes.

 Por razones diversas, Como perros salvajes es una de las aportaciones más raras al neo-noir. Ocurre lo mismo que en trabajos recientes de Polanski, Coppola o Verhoeven: nos hallamos ante un reflejo de sensibilidad hipermoderna de las obsesiones habituales del director. Un frenético y roñoso artificio construido sobre una alocada experimentación cromática, sonora y de texturas que -como sucediese en El consejero, fusión incómoda de spot publicitario y meditación sobre el hombre de tintes apocalípticos- colisiona de manera brutal con un hondo pesimismo existencial. A la vez parodia y superación de un noir moral(ista) -atentos a la engañosa catarsis final, que se abre de modo esperanzador para culminar en el desastre- y desprejuiciado thriller basura, Como perros salvajes parece apuntalar en sus imágenes la comprensión del cine negro como un chiste amargo que refleja la idioteza y mezquindad inherentes a la condición humana, pero en cuyos rasgos resulta cada vez más arduo reconocer los signos dramáticos de una redención creíble.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP