El País
Imprimir

Crítica: Llegando tarde y mal

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Cómo sobrevivir a una despedida

Lo mejor:
Una desmelenada Úrsula Corberó

Lo peor:
Su gamberrismo inocuo y su frívolo retrato generacional

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
26 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 24/04/2015
  • Director: Manuela Moreno
  • Actores: Natalia de Molina (Nora), Úrsula Corberó (Marta), Javier Bódalo (Jonathan), Miguel Nadal, Daniel Pérez Prada (Lucas), María Hervás (Tania), Jim Arnold (Roman), José Lamuño (Yago), Roger Berruezo (Rai)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

El título de esta reseña bien podría resumir el estado general -con excepciones- del mainstream español de un tiempo a esta parte. Películas como la postapocalíptica Los últimos días (Álex Pastor, 2013); el thriller bélico Invasor (Daniel Calparsoro, 2012), con ecos de las peripecias de Jason Bourne; o la producción animada Las aventuras de Tadeo Jones (Enrique Gato, 2012), que fácilmente puede remitirnos a algunos filmes de Dreamworks Animation, se adscriben a tendencias de notable calado en el cine popular estadounidense actual, pero se suben al carro demasiado tarde y, lo que es peor, con formas trasnochadas, superadas tiempo atrás.

  Cómo sobrevivir a una despedida, ópera prima de la directora y guionista Manuela Moreno, se sirve de una estrategia similar a la de las obras anteriormente citadas, pero con un descaro bastante más preocupante. El máximo referente es, en esta ocasión, la Nueva Comedia Americana, y más concretamente Resacón en Las Vegas (Todd Phillips, 2009), hasta el punto de que la película de Moreno clona sus líneas narrativas: una despedida de soltera celebrada en Canarias por una pandilla de veinteañeras se descontrola por la ingesta accidental de drogas; a la mañana siguiente, serán incapaces de recordar los detalles de la desastrosa juerga.

 Aunque Cómo sobrevivir a una despedida pretenda resultar políticamente incorrecta y soez plano a plano, su gamberrismo es a la postre inocuo, blanco, exento de auténtica mala baba. No es difícil que la vergüenza ajena asalte al espectador en más de una escena a causa del vulgar reciclaje de situaciones archisabidas, de la extrema previsibidad de los gags y de una mirada proclive a la magnificación de clichés de género y de estereotipos rancios que, lamentablemente, perviven en la peor vertiente del costumbrismo español.

 La cineasta intenta encontrar una voz propia a través del retrato generacional hecho a la medida del blog Generación BY -perteneciente a la revista Cosmopolitan y citado en el largometraje-, presentado por Lucille Camembert, su autora, con las siguientes palabras: "Nuestra generación se puede medir en tuppers, becas, másters, sevillanas de whatssap, currículums rehechos, sexo, contratos basura, maletas de mano, endorfinas, resacas y miedos". Si Cómo sobrevivir a una despedida cumple plenamente un objetivo, este es el de cifrar nuestro presente en un catálogo de tendencias, frivolidades y pulsiones consumistas. El desenlace no podría ser más elocuente: la redención, para Nora, pasa por "petarlo" en la blogosfera y sembrar la esperanza en otros jóvenes recurriendo al entusiasmo falaz típico del discurso ideológico del coaching, de la emprendeduría 2.0, de los libros de autoayuda.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!


Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

RPM: “SEAL CON LOS CLÁSICOS”

De Luis Javier Martínez

La leyenda del soul británico Seal regresa con un nuevo álbum, ‘Standards’ , aquí combina su voz única con algunos de...