El País

Crítica: Llegando tarde y mal

  • Autor: Ignacio Pablo Rico
  • Fecha:
Cómo sobrevivir a una despedida

Lo mejor:
Una desmelenada Úrsula Corberó

Lo peor:
Su gamberrismo inocuo y su frívolo retrato generacional

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
26 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 24/04/2015
  • Director: Manuela Moreno
  • Actores: Natalia de Molina (Nora), Úrsula Corberó (Marta), Javier Bódalo (Jonathan), Miguel Nadal, Daniel Pérez Prada (Lucas), María Hervás (Tania), Jim Arnold (Roman), José Lamuño (Yago), Roger Berruezo (Rai)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2015
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

El título de esta reseña bien podría resumir el estado general -con excepciones- del mainstream español de un tiempo a esta parte. Películas como la postapocalíptica Los últimos días (Álex Pastor, 2013); el thriller bélico Invasor (Daniel Calparsoro, 2012), con ecos de las peripecias de Jason Bourne; o la producción animada Las aventuras de Tadeo Jones (Enrique Gato, 2012), que fácilmente puede remitirnos a algunos filmes de Dreamworks Animation, se adscriben a tendencias de notable calado en el cine popular estadounidense actual, pero se suben al carro demasiado tarde y, lo que es peor, con formas trasnochadas, superadas tiempo atrás.

  Cómo sobrevivir a una despedida, ópera prima de la directora y guionista Manuela Moreno, se sirve de una estrategia similar a la de las obras anteriormente citadas, pero con un descaro bastante más preocupante. El máximo referente es, en esta ocasión, la Nueva Comedia Americana, y más concretamente Resacón en Las Vegas (Todd Phillips, 2009), hasta el punto de que la película de Moreno clona sus líneas narrativas: una despedida de soltera celebrada en Canarias por una pandilla de veinteañeras se descontrola por la ingesta accidental de drogas; a la mañana siguiente, serán incapaces de recordar los detalles de la desastrosa juerga.

 Aunque Cómo sobrevivir a una despedida pretenda resultar políticamente incorrecta y soez plano a plano, su gamberrismo es a la postre inocuo, blanco, exento de auténtica mala baba. No es difícil que la vergüenza ajena asalte al espectador en más de una escena a causa del vulgar reciclaje de situaciones archisabidas, de la extrema previsibidad de los gags y de una mirada proclive a la magnificación de clichés de género y de estereotipos rancios que, lamentablemente, perviven en la peor vertiente del costumbrismo español.

 La cineasta intenta encontrar una voz propia a través del retrato generacional hecho a la medida del blog Generación BY -perteneciente a la revista Cosmopolitan y citado en el largometraje-, presentado por Lucille Camembert, su autora, con las siguientes palabras: "Nuestra generación se puede medir en tuppers, becas, másters, sevillanas de whatssap, currículums rehechos, sexo, contratos basura, maletas de mano, endorfinas, resacas y miedos". Si Cómo sobrevivir a una despedida cumple plenamente un objetivo, este es el de cifrar nuestro presente en un catálogo de tendencias, frivolidades y pulsiones consumistas. El desenlace no podría ser más elocuente: la redención, para Nora, pasa por "petarlo" en la blogosfera y sembrar la esperanza en otros jóvenes recurriendo al entusiasmo falaz típico del discurso ideológico del coaching, de la emprendeduría 2.0, de los libros de autoayuda.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP