El País

Crítica: Las múltiples caras del amor desplegadas en una discreta comedia de enredo romántico que se cree mejor de lo que realmente es

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Crazy, stupid, love

Lo mejor:
El inspirado elenco protagónico

Lo peor:
Es mucho más convencional de lo que se cree

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
9 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Romántica
  • Fecha de estreno: 07/10/2011
  • Director: Glenn Ficarra, John Requa
  • Actores: Steve Carell (Cal Weaver), Ryan Goslin (Jacob Palmer), Julianne Moore (Emily Weaver), Emma Stone (Hannah Weaver), Marisa Tomei (Kate), Kevin Bacon (David Lindhagen), Analeigh Tipton (Jessica), John Carroll Lynch (Bernie Riley), Beth Littleford (Claire Riley)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Cal Weaver es un antihéroe romántico prometedor; buenazo, cornudo de libro y aburguesado en todos los sentidos camina por la vida ataviado con prendas holgadas con exceso de dos tallas inconsciente, por pardillo, de que su matrimonio hace aguas. Como divorciado se revela contra sí mismo, se engalana, se peina con criterio y se convierte en un picaflor, en asaltacatres, en un crápula irredimible. Glenn Ficarra y John Requa pilotan la comedia con discreta irreverencia trabajándose la entidad de las crisis emocionales, densas y oscuras como rara vez se ven en una comedia romántica; pero todo es puro maquillaje, un espejismo que oculta la tozuda verdad;

Crazy, Stipid Love es otra de tantas comedias yankees disfrazadas de de revoltosas y adultas, pero es todo un señuelo. Lo nuevo de los directores de la sobrevaloradísima Philip Morris, te quiero desmenuza las cosas del querer desde la práctica totalidad de las perspectivas prosibles; hay amores eternos, amores idílicos, amores imposibles, amores de entrepierna y de los otros, amores de evasión. Todos juntos conforman un atlas del enamoramiento aparentemente variopinto, pero efectivamente carca y conservador.

Crazy Stupid Love acaba donde acaban todas las comedias románticas mainstream estadounidenses; condenando la promiscuidad, santificando el matrimonio, y la formalidad sexual, juzgando a sus personajes y arrimándolos a todos, niños y mayores, al ascua de las buenas y cristianas costumbres del buen americano medio. La audacia es una quimera, una pose.

Al final la cosa va de marido cornudo abandona el hogar, reflexiona, y hacer méritos para reconquistar a la mujer de su vida que, forzosamente, ha de ser la madre de sus hijos. Entre medias, de relleno las andanzas de un donjuán millonario con manual de seducción, las de un adolescente improbablemente maduro que corteja a quien no debe y las de una prometedora abogada que flirtea con el tipo equivocado. Comedia con querencia a la digresión, con demasiados tiempos muertos y una adicción al cliché demasiado evidente, Crazy, Stupid Love se cree mejor y más grande de lo que es.

Y lo que es es poco o nada más que una comedia amorosa de enredo, de punto de vista múltiple, con ocasionales y fugaces golpes de ingenio (impagable el momento Dirty Dancing) en pie no por la inercia de un guión sin hallazgos reseñables, sino por el brillante desempeño de Julianne Moore, Ryan Gosling, Steve Carell y compañía, tan en su sitio como casi siempre.

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP