El País

Crítica: De profesión: Político, es decir, farsante

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Crónicas diplomáticas (Quai dOrsay)

Lo mejor:
Un espléndido Thierry Lhermitte.

Lo peor:
La falta de definición de algunos secundarios con gran potencial.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.6
27 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 04/04/2014
  • Director: Bertrand Tavernier
  • Actores: Thierry Lhermitte (Alexandre Taillard de Worms), Raphaël Personnaz (Arthur Vlaminck), Niels Arestrup (Claude Maupas), Bruno Raffaelli (Stéphane Cahut), Julie Gayet (Valérie Dumontheil), Anaïs Demoustier (Marina), Thomas Chabrol (Sylvain Marquet), Thierry Frémont (Guillaume Van Effentem), Alix Poisson (Odile), Marie Bunel (Martine), Sonia Rolland (Nathalie)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2013
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Tavernier lleva más de una década sin dar señales de vida, o dándolas pero como si no. Hace demasiado tiempo que el director de "Capitán Conan" no emula la mejor versión de sí mismo, y es quizá por eso que se decanta en Crónicas diplomáticas (Quai dOrsay) por un cambio de registro radical. No es el Bertrand Tavernier al que estamos acostumbrados: una comedia ligera, amable; una caricatura burbujeante de las vanidades de pasillo en la corte con un propósito fundamental: hacer reír y dar coba para aparcar las neuronas durante dos horas. Ni más ni menos.

Es decir, un Tavernier para casi todos los públicos, para entendernos. Ahora bien, los chascarrillos de palacio son más que eso. Crónicas diplomáticas (Quai dOrsay) es una comedia de enredo político, de portazos y papeles volando por los aires, de trabalenguas y cuchicheos tras la puerta, pero es también, de refilón, una sátira feroz y nada complaciente de la alta política francesa (y no solo).

Crítica mordaz de la palabra hueca, esa que los políticos contemporáneos han elevado a la categoría de arte, de la retórica estéril, de la demagogia inmisericorde del verbo florido, el discurso grandilocuente sin cabeza ni cola. El protagonista de Crónicas diplomáticas (Quai dOrsay) es un ministro francés, que podría ser español o de cualquier otro rincón occidental del globo, que ha hecho del marketing su hoja de ruta política, cultivando el autombombo, aireando su crónica e irreversible idiotez megalómana con maneras de estadista de escaparate.

La clave es un magnífico diseño de personajes, la agilidad de una descacharrante, y muy aguda, colección de diálogos, y el recital de un Thierry Lhermitte que inmortaliza el perfil grotesco (aunque no tanto) de un político demasiado familiar, demasiado reconocible. Crónica pues, en clave de parodia de una era en la que la política se ha convertido en una farsa, en una profesión de mediocres, rodeados de clientelas aduladoras, que se creen moradores indiscutibles y providenciales del Olimpo, lo nuevo de Tavernier propone una despiadada disección de un ejercicio profesionalizado, y vacío de principios, del antaño noble arte de la política, que se disfruta en dos planos complementarios: tanto si no quieres más que una comedia ligera (muy francesa eso sí) para vaciar un tanque de palomitas, como si quieres rebañar el impagable subtexto sociopolítico de una sátira de altura, esta es tu película.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio hace un paréntesis y regresará en septiembre.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP