El País

Crítica: Niels Arden Oplev prueba suerte en el cine USA en un thriller con pretensiones que juega sin éxito a ser un montón de cosas a la veza

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Dead Man Down (La venganza del hombre muerto)

Lo mejor:
Un arranque relativamente prometedor

Lo peor:
Que el espejismo se esfuma demasiado rápido

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.9
9 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 24/05/2013
  • Director: Niels Arden Oplev
  • Actores: Colin Farrell (Victor), Noomi Rapace (Beatrice), Terrence Howard (Alphonse), Dominic Cooper (Darcy), Isabelle Huppert (Valentine Louzon), Luis Da Silva Jr. (Terry), Stu Bennett (Kilroy), Franky G (Luco), Declan Mulvey (Goff), John Cenatiempo (Charles), Roy James Wilson (Blotto )
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Dos tipos en el filo del abismo, con un pasado a cuestas de esos que pesa como una losa, y consumidos por el hambre de venganza, torturados por el recuerdo de una felicidad que les fue robada, y dispuestos a inmolarse con tal de pasar factura a los culpables. Ella es una mujer francesa con la cara y el alma marcadas por los cristales de una luna rota, él un matón húngaro resentido que una vez fue un ciudadano respetable, pero que frecuenta la guarida del tigre para vengar la muerte de su esposa e hija.

¿Familiar, no? Pues eso, Dead Man Down (La venganza del hombre muerto) esboza la redención emocional de dos corazones rotos acuñando un estereotipo detrás de otro; Niels Arden Oplev pega en la diana con el casting. Noomi Rapace y Colin Farrell tejen una atípica complicidad, resolviendo con oficio muchos de los múltiples deslices en que incurre la ampulosa y descompensada dramaturgia de este pretencioso thriller romántico. A ratos el guion esboza líneas argumentales con posibilidades: ella es testigo de un asesinato cometido por él, y aprovecha esa feliz coincidencia para chantajearlo: o me matas a mí, o matas al cabrón que me arruinó la vida o acabas en la trena porque te denuncio.

Esa es la primera disyuntiva que plantea la cinta en sus primeros compases, e intuimos potencial por ese lado; por ahí se desliza una historia seductora que, lamentablemente, Oplev no tiene intención de explorar. De ahí en adelante todo son tumbos. El drama orbita en torno al sin vivir de dos personajes arquetípicos pero atractivos, lo terrible es la madeja que se va tejiendo alrededor de ambos. Oplev apunta en múltiples direcciones y nunca dispara; su película zozobra sin atreverse a definir identidad o propósito.

Así las cosas el relato se va durmiendo, los personajes devienen inviables y el drama existencial primo-hermano de las películas de ajuste de cuentas de Steven Seagal o Jean Claude Van Damme. Plano a plano el drama se torna previsible y espeso, la caricatura de un thriller con delirios de grandeza que no acierta a definir su rumbo. El clímax roza el esperpento. Dead Man Down (La venganza del hombre muerto) ejerce ya sin careta de reverso de película de Seagal con un tiroteo-rescate desmesurado incluso en una película de Jason Statham.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP