Crítica: El cineasta sueco Tomas Alfredson se descuelga con una maravillosa fábula terrorífica y vampírica sobre los terribles fantasmas de la infancia

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
Déjame entrar

Lo mejor:
Que regale tantas emociones en apenas dos horas

Lo peor:
Perdérsela porque es sueca

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.3
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Terror
  • Fecha de estreno: 17/04/2009
  • Director: Tomas Alfredson
  • Actores: Kåre Hedebrant (Oskar), Lina Leandersson (Eli), Per Ragnar (Håkan), Henrik Dahl (Erik), Karin Bergquist (Yvonne), Peter Carlberg (Lacke), Ika Nord (Virginia), Mikael Rahm (Jocke)
  • Nacionalidad y año de producción: Suecia, 2008
  • Calificación: No recomendada menores de 13 años

+ info

Lo de "Déjame entrar" es romanticismo vampírico iniciático, entre chavales-adolescentes, pero nada que ver con la estomagante cursilería tenebrista de la muy promocionada "Crepúsculo". La cinta de Tomas Alfredson encierra un relato sombrío, de los que te ponen el vello de punta sin solución de continuidad, cine equilibradamente bello y brutal en el mismo suspiro, enigmático e hipnóticamente misterioso. una película insólita que elucubra sobre el tormento noctámbulo de chupasangres de carne y hueso, que viven infiltrados en el día a día ocultos entre las sombras, torturados por su ambigua naturaleza, por su tormentosa identidad y por los execrables crímenes que el instinto de supervivencia les empuja a cometer.

En ese sentido la cinta de Alfredson es cine vampírico cien por cien, un cuento gótico y terrorífico incrustado magistralmente en un contexto de realismo tajante y de atmósfera extraordinariamente densa. Pero además de eso, de lo obvio, de su adscripción nada convencional a un género de lo más popular, debajo de esa malsana atmósfera de invernal desazón y de irrespirable pesadilla, debajo del elemental desasosiego que escupen sus muy poderosas imágenes, "Déjame entrar" es una fábula descarnada, agria y extraordinariamente cruel (y por ello lúcida y certera) acerca de los senderos más traumáticos de la infancia atroz que precede las desgarradoras certezas de la edad adulta.

Alfredson traza con precisión y sensibilidad infinita el amor generoso que se dedican los dos extraños protagonistas: sus encuentros y desencuentros conmueven, la dependencia que progresivamente los vincula acongoja e hipnotiza. La violencia que recorre de punta a cabo estos 120 virtuosos minutos de gran cine emerge con una atrocidad inquietantemente real. Y es ahí donde la película se hace grande: el terror que la inunda es de carne y hueso, duro y tangible, nada especulativo.

Es de cajón que más pronto que tarde Hollywood la despachará con el pertinente remake infumable y descontextualizado. La avalan su calidad y el sensacional éxito de público que cosecha allá donde clandestinamente se estrena. España no es una excepción en ese mapa del merecidísimo éxito. Sea como fuere el lirismo trágico y fantasmal, terrible pero no exento de sentido del humor, que derrocha esta brillante ópera prima, cine raro de ése que no se cansa de sorprender y provocar con criterio al respetable, es un clásico instantáneo y, no menos importante, una de las muestras más frescas y sugerentes de la reciente historia del cine de terror facturado en Europa. En definitiva: una agradabilísima sorpresa.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP