El País

Crítica: Apadrina una película

  • Autor: Diego Salgado
  • Fecha:
Difret

Lo mejor:
Los valores documentales de la Etiopía que aparece en pantalla

Lo peor:
Su ubicación natural es alguna Noche Temática de la 2

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
2.5
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 30/04/2015
  • Director: Zeresenay Mehari
  • Actores: Meron Getnet (Meaza Ashenafi), Tizita Hagere (Hirut Assefa)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., Etiopía, 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Lo más sugerente de Difret reside en su título, no traducido al castellano para la distribución de la película en España. "Difret" es un término etíope interpretable según el contexto como "violación" o como "valiente". Condensa a la perfección el argumento, basado en hechos reales ocurridos en 1996, que configura esta ópera prima como productor, guionista y director de Zeresenay Mehari. Pero, además, el título refleja con su ambivalencia las encrucijadas en cuanto a costumbres y actitudes que afronta la sociedad etíope. Uno de los países más atrasados, pobres del mundo, y, al mismo tiempo, un escenario privilegiado para el despertar incipiente de África que está teniendo lugar desde hace unos años bajo el paraguas a la vez económico y cultural, nada inocente, de las grandes potencias.

Es sintomático al respecto que, aunque filmada en amárico, idioma oficial de Etiopía, con un reparto en su mayor parte no profesional, la película ostente formas transnacionales, legibles al instante tanto por un campesino kazajo como por una estrella de Hollywood: Angelina Jolie, quien, conmovida por un work in progress de Difret que tuvo ocasión de ver, se convirtió en productora ejecutiva de la película. Ello ha propiciado que Difret accediese a festivales varios así como a una exhibición internacional, en tanto abanderada de valores que en Occidente nadie en su sano juicio se atrevería a discutir. Estamos, así, ante un caso similar a los de las recientes Rebelde (War Witch) (2012) y Timbuktu (2014): películas apadrinadas, y susceptibles de ser usadas como armas arrojadizas, como eslóganes a favor de determinados intereses.

La protagonista de Difret es Hirut (Tizita Hagere), una adolescente víctima de la "telefa" o matrimonio por rapto, que elude su destino por la vía contundente de liquidar a su secuestrador, violador y futuro marido por la fuerza. Hirut será sometida por ello a un juicio que podría desembocar en pena de muerte. Ante el mismo, tendrá como gran apoyo a Meaza (Meron Getnet), abogada y fundadora de una asociación que vela por los derechos de las mujeres etíopes; pero también se enfrentará a poderosos enemigos: instituciones e individuos retrógrados que consideran todavía respetable una tradición que hace de niñas potenciales esclavas sexuales o, si se tercia, candidatas a la ablación.

Escribíamos que Difret es una película legible por cualquier habitante de la aldea global. Eso no solo trae aparejado que la labor de escritura y realización por parte de Zeresenay Mehari se amolde a la perfección a un orden audiovisual, ideológico, muy determinado, como subrayan unos minutos finales que apelan descaradamente a las lágrimas del espectador, o una desafortunada banda sonora con ramalazos étnicos pero base melódica compuesta por David Schommer y Dave Eggar. Es que, además, lo hace a un nivel muy básico. El interés simultáneo de Mehari por relatar la odisea personal de Hirut, destacar su impacto sociológico, y loar el trabajo de Meaza como mujer de leyes y activista (por algo el personaje está interpretado por una estrella local), deriva en un conjunto irregular, tallado a hachazos por el montaje, y, sobre todo, impersonal, dadas las hechuras en el mejor de los casos televisivas de lo que se nos cuenta y del cómo se nos cuenta. Escenas claves del film se resuelven con una planificación tan pedestre que Difret no solo está a punto de naufragar como ficción, también como docudrama didáctico, que es lo único por otra parte a lo que parecía aspirar honestamente desde el principio.

Poco pueden hacer para remediar la mediocridad de las imágenes el trabajo fotográfico de Monika Lenczewska -más allá de aportar un lustre fugaz-, o los contrastes que se apuntan entre el Etíope rural (origen de Hirut) y el Etíope urbano (del que procede Meaza). Difret puede servir para que aquel país se asome -o se arroje, quién sabe- a nuestro siglo XXI. Pero, en tanto cine, que no tiene obligación ninguna de servir a otra cosa que sus propios potenciales expresivos, es del todo irrelevante.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio Revoluciones por Minuto

ADIÓS A PETER GREEN.

De Luis Javier Martínez

Peter Green (Peter Allen Greenbaum; 29 de octubre de 1946 – 25 de julio de 2020)  cantante, compositor y guitarrista...


Podcast de cine: BUTACA VIP