El País

Crítica: Más chulo que un ocho

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 21/05/2014
Dom Hemingway

Lo mejor:
Un Jude Law inmenso

Lo peor:
El personaje principal eclipsa todo lo demás

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.5
6 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia negra
  • Fecha de estreno: 21/05/2014
  • Director: Richard Shepard
  • Actores: Jude Law (Dom Hemingway), Richard Graham (guarda de prisión), George Sweeney (hombre fuera del pub), David Baukham (guarda de seguridad), Nick Raggett (Sandy Butterfield), Simeon Moore (Andrew), Richard E. Grant (Dickie Black), Emilia Clarke (Evelyn), Kerry Condon (Melody)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Richard Shepard juega su mejor carta a las primeras de cambio. Dom Hemingway arranca con un delirante monólogo-elogio del miembro viril del impresentable protagonista en el transcurso de una felación carcelaria que perfila, en cinco pinceladas, en retrato frontal del personaje protagonista, en una de las mejores introducciones-presentación de antecedentes más descacharrante del cine de los últimos años. Shepard pone el listón muy alto demasiado pronto y, en efecto, poco a poco la cinta demuestra no tener munición para volar a esa altura durante noventa minutos. Noventa minutos a lo largo de los cuales asistimos a la exhibición de pésimos modales, chulerías barriobajeras y, en fin, a la retórica del perdonavidas de suburbio de un gánster de medio pelo con principios, que hace el cafre a su modo, sin  traspasar líneas rojas.

La clave de bóveda es la personalidad explosiva de un personaje de largo recorrido. Hemingway es un macarra encantador, cuyo catálogo de excesos tiene por sí solo en pie el armazón de la comedia durante hora y media. Un personaje bombón, sí, en manos de un actor en estado de gracia que se lo pasa bomba emulando las canalladas del primate en una exhibición impagable de histrionismo con causa, derrochando carisma detrás de las patillas, la nariz astillada y la barriga cervecera de un perdedor con excepcional mala hostia. Irreverente y provocadora desde el primer minuto, Dom Hemingway logra estimular ese complicado equilibrio amor-odio, ternura-repugnancia alrededor de un personaje volcánico, que da mucho juego, quizá demasiado.

Demasiado porque Shepard se olvida de todo lo demás. El esqueleto dramático es inconsistente, el relato de redención del ogro, que aspira a reconciliarse con una hija que no puede ni verlo está muy trillado, el enredo criminal es de libro y tienes la sensación de que no hay película más allá del brillante estudio de personaje. Tanto da: Jude Law se las ingenia para que Dom Hemingway valga el precio de la entrada. Sí, un divertimento inconsistente, pero un divertimento, con secuencias brillantes y lúcidamente disparatadas por el camino, al fin y al cabo.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP