Artículo: Efectos secundario

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 04/04/2013

Steven Soderbergh dirige un ‘thriller’ psicológico de falsas apariencias con Rooney Mara y Jude Law.

Efectos secundarios
  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 05/04/2013
  • Director: Steven Soderbergh
  • Actores: Channing Tatum (Martin Taylor), Rooney Mara (Emily Taylor), Jude Law (Dr. Jonathan Banks), Catherine Zeta-Jones (Dr. Victoria Siebert), David Costabile (Carl), Vladimi Versailles (Augustin), Michelle Vergara Moore (Joan)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Con un toque de noir clásico, y referentes tan ilustres como Perdición y Fuego en el cuerpo, Scott Z. Burns, guionista de El ultimátum de Bourne, se propuso con Efectos secundarios, su tercera colaboración con Soderbergh después de El soplón y Contagio, reivindicar las virtudes del thriller de falsas apariencias, un género del que Hollywood parece haberse olvidado de un tiempo a esta parte.

El leit motiv es el oscuro universo de la psicofarmacología y los ansiolíticos, en los que Soderbergh encuentra inspiración para sorprender con su enésimo cambio de registro (como la mayoría de sus últimos trabajos, Efectos secundarios es una película de encargo). Rooney Mara, candidata al Oscar por Los hombres que no amaban a las mujeres, es Emily, una mujer cuya vida cuasiperfecta, entre yates y chalés de alto standing, se derrumbó cuando su amado Martin (Channing Tatum) acabó en prisión. Tras cuatro años viviendo en un minúsculo apartamento de Manhattan, con serios problemas de subsistencia, Martin vuelve a casa, pero Emily no se adapta a la nueva situación y cae en el pozo de la depresión. Solo los medicamentos que le receta su psiquiatra (Jude Law), parecen calmarla. Pero los efectos secundarios serán letales: un muerto, un matrimonio roto y una carrera arruinada. Excusa esta para que Burns y Soderbergh diseccionen la mente enferma de una sociedad farmacodependiente, que ahoga sus frustraciones en productos químicos cuya ingestión puede provocar efectos devastadores.

Nada es lo que parece

Rooney Mara. Su minúsculo papel en La red social pasó desapercibido para casi todo el mundo. No para Soderbergh, que la recomendó a Fincher para Los hombres que no amaban a las mujeres. Fincher hizo caso y acertó de pleno. Mara se consagró entre las grandes con una candidatura al Oscar. Aquí interpreta a Emily, una mujer emocional y psicológicamente inestable que, tras un fallido intento de suicidio, se pone en manos de un reputado psiquiatra y de sus recetas químicas. Pero el tratamiento se les va a ambos de las manos... ¿o no?

Jude Law. En cartelera con Anna Karenina y a unos meses de estrenar The Grand Budapest Hotel (lo nuevo de Wes Anderson) Jude Law repite a las órdenes de Soderbergh, que ya le dirigió en Contagio. Law encarna en Efectos secundarios al Dr. Jonathan Banks, psiquiatra de Emily, a quien prescribe psicofármacos cuyos presuntos efectos secundarios van a desencadenar una tragedia. De pronto la vida del médico se va a pique: a punto de ser imputado, abandonado por su familia, se esmera en atar cabos sueltos, porque sospecha que detrás del caso hay gato encerrado.

Channing Tatum. Vive su mejor momento profesional, en cartelera con G.I. Joe: La venganza y relanzado por el propio Soderbergh gracias al inesperado éxito de Magic Mike, Channing Tatum es la víctima de las manipulaciones y tejemanejes de terceros. Martin ha pasado cuatro años en prisión por abuso de información privilegiada, teniendo que renunciar a una vida de lujos con Emily, la mujer de su vida. Pero su vuelta a la libertad no le depara el reposo que esperaba. Emily se hunde cada vez más en el abismo de la depresión, arrastrando a Martin con ella.

Y además

La versatilidad como emblema

Su ópera prima, Sexo mentiras y cintas de vídeo fue un torbellino en el Festival de Sundance de 1989, poniendo patas arriba la pujante industria del cine independiente, y abriendo un nuevo capítulo en la historia del cine estadounidense del siglo XX. Soderbergh iba para apóstol del off-Hollywood, pero en realidad permaneció allí poco tiempo. En 1995 filmó su primera cinta de género, Bajos fondos, aún una película modesta en intenciones y presupuesto, pero que prefiguraba el gusto del director norteamericano por el cine de género, y por huir de las etiquetas. En 1999 insistió en el género con la estimable El halcón inglés, preludio de su idilio con el Hollywood más comercial, que arranca con su Oscar en 2000 por Traffic. Desde entonces, entre algunos proyectos más personales, Soderbergh ha tocado todos los géneros habidos y por haber en el entorno de la industria pesada. El thriller con El buen alemán, o El soplón; la ciencia-ficción con Solaris; la comedia criminal con la saga Ocean's Eleven o, incluso, el cine de acción y el de catástrofes con Indomable y Contagio.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP