Artículo: Entrevista a Úrsula Corberó

  • Autor: Sergio F. Pinilla
  • Fecha: 30/10/2018

“Cuanto más desagradables son los papeles, más atractivos nos resultan a los actores”

El árbol de la sangre
  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 31/10/2018
  • Director: Julio Medem
  • Actores: Úrsula Corberó (Rebeca), Álvaro Cervantes (Marc), Najwa Nimri (Macarena), Daniel Grao (Víctor), Ángela Molina (Julieta), José María Pou (Jacinto), Luisa Gavasa (Candela)
  • Nacionalidad y año de producción: España, 2018
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Guía del ocio: ¿Cómo entraste en la película de Medem?

Úrsula Corberó: Fue muy 'medediana' la situación, porque me entró un whatsapp de un número desconocido, de alguien que se identificaba como Julio Medem que me pedía hablar. Como no habíamos coincidido nunca, yo pensé que se trataba de una broma, y entonces contrasté con una amiga, que había trabajado antes con Julio, si aquél era su teléfono en realidad. Me dijo que sí, naturalmente, y entonces le llamé y empezamos a hablar: me dijo que había terminado hacía media hora su guion de El árbol de la sangre y que tenía claro que yo tenía que ser Rebeca. Imagínate el subidón para mí, además de una manera tan directa, sin pasar los filtros habituales de los representantes, directores de casting, etc. De alguna forma, fue como ocurría en los años 90...

G.O.: ¿Cuál es su método para conseguir el grado de intimidad con los actores que transmiten sus películas?

Ú.C.: Lo más bonito de su forma de trabajar con los actores es que no consigue esos resultados de manera deliberada, sino de forma natural, simplemente poniendo toda la carne en el asador. Estuvimos cerca de mes y medio ensayando y su grado de implicación era tal, que sin darte cuenta, te adentras en la ficción. Medem es un apasionado del cine y siente cada nueva película como su criatura, como su bebé, y posee además el don de transmitir esa devoción a todo el equipo artístico. Él vive las escenas como si fuese un actor más...

G.O.: ¿Cuál fue la secuencia que te resultó más difícil grabar? ¿Y con la que disfrutaste más?

Ú.C.: En la película hay secuencias muy complicadas a nivel interpretativo, en las que había que llegar a registros y cotas alcanzados durante los ensayos. Quizás fue la bronca con Marc (Álvaro Cervantes), cuando Rebeca sale del estudio hacia el árbol, por todo lo que significa y porque además tenía que conseguir interpretarla sin victimizar a Rebeca, haciendo prevalecer su sentimiento de impotencia y su rabia para tratar de salvar la relación que tiene con Marc. En cuanto leí el guion, me di cuenta de que esa era la escena culminante, la que más me preocupaba...

G.O.: ¿Es más difícil para un actor que procede de la televisión encontrar buenos papeles en el cine?

Ú.C.: Yo creo que las cosas están cambiando y tienen que ver más con la naturaleza de los proyectos en los que te embarcas, sean de cine o de televisión. En mi caso, antes veía difícil que un director de cine de autor se fijara en mi trabajo, porque estaba haciendo cosas más comerciales. Pero a la pregunta que me haces, y subjetivamente, te tengo que responder que no, porque yo he hecho las dos cosas.

G.O.: ¿Cuáles crees que son las razones que explican el éxito internacional de La casa de papel?

Ú.C.: Puff, esa es la pregunta del millón, porque creo que hay algo que se nos ha escapado de las manos, la serie ha transcendido y se ha convertido en un fenómeno universal.  Pero, después de darle muchas vueltas, he llegado a la conclusión de que una de las razones para que la gente empatice tanto con los personajes y esté enganchada a las tramas es porque gusta ver cómo un grupo de personas alejados del poder, pueden llegar a disponer de él, y convertirse, como se dice en la serie, en los 'putos amos'. Ese twist revolucionario es lo más bonito de la serie, de ahí que se haya hecho viral el Bella Ciao, que es una canción que habla de la resistencia. Al espectador le gusta creer que se puede dar un golpe al sistema. 

G.O.: ¿Y qué es lo que más te gusta de tu personaje de Tokio?

Ú.C.: Me atraen mucho los personajes profundos, con muchas capas, y con doble cara incluso. Es una 'chunga', pero al mismo tiempo es una mujer muy condicionada por la vida que le ha tocado, realizando labores y desempeñando actitudes más propias de los hombres, lo que le hace llevar una coraza constantemente. Como Nairobi, es un personaje muy fuerte, pero que a la vez siguen conservando esa vulnerabilidad intrínseca al género femenino.

G.O.: Después de protagonizar un Mamet, ¿para cuándo prevés tu regreso a las tablas?

Ú.C.: Ostras, que divertido fue aquello, yo me enamoré del teatro, pero para dedicarte a ello, necesitas tener tiempo, que es algo de lo que carezco ahora mismo. Pero es una demanda que siempre le hago a mi representante, porque recibir el feed-back directamente del público es algo indescriptible, es lo mejor que un actor puede experimentar

G.O.: ¿Te gustaría trabajar de nuevo con Chino Darín?

Ú.C.: En La Embajada fue donde nos conocimos y por supuesto que tengo ganas. Ya nos tocará...

G.O.: ¿Cómo es compartir el día a día con un colega de profesión?

Ú.C.: Depende del colega. Aunque en la profesión siempre se dice que no te eches un novio actor, yo me siento muy afortunada, porque a mí Chino me ayuda mucho, del mismo modo que creo que yo le ayudo a él. Además, en nuestro caso, estamos a un nivel de curro bastante similar, lo que provoca que la relación esté equilibrada. Lo que sí es importante, cuando tu pareja se dedica a lo mismo que tú, es estar abierto al consejo, a la sugerencia, pero manteniendo siempre un criterio propio.

G.O.: ¿Qué papel es el que no harías ni por todo el dinero del mundo?

Ú.C.: Esa es una pregunta trampa, porque cuanto más desagradables son los papeles, más atractivos nos resultan a los actores. Habría que analizar la situación en la que me encontrara, pero seguramente el papel que siempre rechazaría es el del personaje plano, sin conflicto, al que no le pasen cosas

G.O.: Para finalizar, ¿nos puedes recomendar alguno de tus lugares de ocio preferidos de Madrid?

Ú.C.: Es que a mí me gusta mucho comer. Por eso te voy a recomendar un restaurante que se llama Casa Rafa (Narváez, 68). Allí preparan un pescado buenísimo y también una riquísima ensaladilla con ventresca.

Ir a la película >

Ignacio Pablo Rico- 01/11/2018

Julio Medem reflexiona acerca de las raíces vascas en un drama desgarrador y reflexivo.

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP