El País

Artículo: La complejidad conceptual y narrativa de Malick

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 16/09/2011

Terrence Malick habla de la vida, la muerte y el amor en su quinta película, un sobrecogedor poema visual premiado en Cannes

El árbol de la vida (2011)
  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 16/09/2011
  • Director: Terrence Malick
  • Actores: Brad Pitt (Sr. O’Brien), Sean Penn (Jack), Jessica Chastain (Sra. O’Brien), Fiona Shaw (Abuela), Hunter McCracken (joven Jack), Irene Bedard (Mensajera), Laramie Eppler (R.L.)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2011
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

"El árbol de la vida es un concepto clave en muchas de las religiones mayoritarias y también en el Darwinismo. Sugiere Naturaleza, sugiere espíritu. Todo el mundo tiene una reacción ante esas palabras". De la lectura que Sarah Greene, productora habitual de Terrence Malick, propone del polisémico título de la cinta acertamos a catar, siquiera superficialmente, la extraordinaria complejidad conceptual y narrativa de El árbol de la vida. Desplegado con el tempo y la musicalidad de una gran sinfonía de y sobre la vida, lo último del director de La delgada línea roja explora el despertar vital de Jack O'Brien (Sean Penn en la edad adulta), que vaga sin rumbo en la confusión de un bosque de rascacielos, haciendo inventario del hombre que fue, el hombre que es y el hombre que quizá será.

Repasa las semillas de una infancia sólo aparentemente convencional; la trágica muerte de su querido hermano y la inflexible disciplina educativa de su padre (Brad Pitt), un progenitor autoritario, severo, incapaz de expresar sus sentimientos más allá del sermón y la censura. Repasa la frustrante añoranza de una madre presente, pero afectivamente ausente (Jessica Chastain). Indaga en fin en el sentido último de la existencia, en el amor redentor como fuente de vida, en el perdón como oportunidad de regeneración, en la fe como la frustrada expectativa frente a un Dios cruel y despiadado que se manifiesta en todo su esplendor como creador, en el esplendor del paisaje, en las ramas de un árbol mecido por el viento.

El cine de Malick, cada vez más explícitamente espiritual, volcado en una dimensión parabólica en que la relación con la Naturaleza, la intuición de lo divino en las pequeñas cosas, adquiere una significación primordial, nunca se había mostrado tan críptico y a la vez tan generoso en sus pretensiones. El árbol de la vida oscila entre la perspectiva microcósmica relativa a la familia O'Brien, a los claroscuros en la infancia de sus vástagos (pocas películas reflejan con mayor y mejor sensibilidad el mundo de los niños), con la mirada macrocósmica al misterio mismo de la creación, del mundo cuando aún era una gran bola de fuego, de la mismísima era de los dinosaurios. Imágenes entre lo onírico y lo lírico que desatan el talento visual del inclasificable Malick, que se descuelga quizá con su película más difícil, menos apta para el gran público. Por eso, y por sus muchas virtudes, la cinta se alzó con la Palma de Oro en el último Festival de Cannes.

Y además

Malick al completo

'Malas tierras' (1973)
Apenas un par de guiones y un corto en su haber. Malick no era nadie cuando debutó en el largo con Malas tierras, en la que dos jovencísimos Martin Sheen y Sissy Spacek, semidesconocidos por entonces, daban vida a una pareja de criminales amantes en la Dakota del Sur de finales de los 50. Película de culto instantáneo, la ópera prima de Malick mereció la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián.

'Días del cielo' (1978)
Las expectativas ante la nueva incursión de Malick tras las cámaras no se vieron defraudadas. Fotografiada por Nestor Almendros, la cinta que consagró al emergente Richard Gere narra las peripecias de una joven pareja que, huyendo de la pobreza, consigue empleo como braceros en una granja regentada por un ambicioso terrateniente. Cuatro candidaturas al Oscar y premio a la mejor dirección en el Festival de Cannes.

'La delgada línea roja' (1998)
Nada menos que veinte años transcurrieron entre el segundo y el tercer proyecto de Malick. Un reparto estratosférico y muchas pataletas (más de un actor vio cómo su papel desparecía en la sala de montaje). Crónica existencialista de la batalla de Guadalcanal, La delgada línea roja escarba en la dimensión filosófica y lírica, si cabe, de la guerra. Mereció siete candidaturas al Oscar y el Oso de Oro en la Berlinale.

'El nuevo mundo' (2005)
El éxtasis paisajístico de La delgada línea roja tuvo continuidad con El nuevo mundo, inmersión en la América colonial de principios del XVII para indagar, en clave autoral, obviamente, en la historia y el mito de Pocahontas y en los cimientos estadounidenses. Quizá la menos buena de las películas de Malick, que precede a El árbol de la vida y a su nuevo proyecto con Bardem y Rachel Weisz, a estrenar en 2012.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP