El País
Imprimir

Crítica: Irregular ensalada francesa de vidas cruzadas, con los vaivenes del amor como pretexto, enmendada por un gran elenco

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El arte de amar (2011)

Lo mejor:
El reparto, impecable

Lo peor:
Que las partes no consiguen formar un todo sólido y coherente

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.3
3 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 25/05/2012
  • Director: Emmanuel Mouret
  • Actores: Emmanuel Mouret (Louis), Pascale Arbillot (Zoé), Ariane Ascaride (Emmanuelle), Frédérique Bel (La vecina de Aquiles), François Cluzet (Aquiles), Julie Depardieu (Isabelle), Judith Godrèche (Amélie), Louis-Do de Lencquesaing (Ludovic), Philippe Magnan (Paul), Stanislas Merhar (Laurent), Elodie Navarre (Vanessa), Laurent Stocker (Boris), Gaspard Ulliel (William), Michaël Cohen (Marido de Zoe)
  • Nacionalidad y año de producción: Francia, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

En plena fiebre francesa de películas sobrepobladas, en un tiempo en el que nuestros vecinos franceses parecen haber encontrado un filón taquillero en la fórmula altmaniana de las vidas cruzadas, El arte de amar (2011) condensa en el título una pretenciosa declaración de intenciones. Se trata de aglutinar los vaivenes de la experiencia amorosa en un menú de historias múltiples que diseccionan el romance y los alrededores tocando casi todos los palos: el amor, el desamor, los celos, la infidelidad, la dependencia...

Es decir, que el propósito de Emmanuel Mouret no es otro que dar la réplica francesa a la fórmula italiana Manuale d amore, que ya de por sí era escasamente original. Como casi siempre el punto de intersección de los relatos es un punto débil, y El arte de amar (2011) no es una excepción. Jalonada por un menú de diálogos bien construidos, de situaciones creíbles e inmolaciones sentimentales universales, la cinta de Mouret tropieza en la misma piedra en la que tropiezan todas las películas de historias cruzadas que flotan en generalidades deconstruyendo un sentimiento en pequeñas piezas que han de conformar un todo. Lo conforman aquí a salto de mata.

Hacer una buena película coral y de cuentos cortos es mucho más difícil que hacer una buena película convencional. Pero a la vez es cierto que es más fácil hacer una película mediocre de historias múltiples que una película mediocre monorelato. En el mejor de los casos El arte de amar (2011) es irregular, contiene dos o tres historias bien escritas y estructuradas y otras tantas que no son sino puro relleno. Mouret no consigue cohesionar las partes para que compongan un todo con entidad propia.

El arte de amar (2011) es exactamente lo que resulta de las partes que forman la suma, no lo que resulta de sumarlas. A su favor un reparto brillante, de actores comprometidos con la causa, llenando de verdad cada uno de los retablos del descompensado políptico.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP