El País

Crítica: Pactar con el diablo

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El congreso

Lo mejor:
Un planteamiento genuino y provocador

Lo peor:
El jeroglífico bloque animado desanimará a más de uno

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
18 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Animación
  • Fecha de estreno: 29/08/2014
  • Director: Ari Folman
  • Actores: Robin Wright (Robin Wright), Harvey Keitel (Al), Paul Giamatti (Dr. Barker), Kodi Smit-McPhee (Aaron Wright), Sami Gayle (Sarah Wright), Danny Huston (Jeff), Michael Stahl-David (Steve), Michael Landes (Maxi), Sarah Shahi (Michelle), Ed Corbin (Charlie), Christopher B. Duncan (Christopher Ryne)Jon Hamm (Dylan Truliner )
  • Nacionalidad y año de producción: Luxemburgo, Polonia, Alemania, Israel, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Autor de una de las películas animadas más hipnóticas y sobrecogedoras de lo que llevamos de siglo, Ari Folman sentó cátedra con Vals con Bashir, que proyectaba una de las miradas más poliédricas e inquietantes acerca del conflicto israelí-palestino del cine reciente con un híbrido fascinante entre el lenguaje de una cinta de no ficción y los estándares formales de una película "de dibujos". En El congreso sigue en esa misma ruta, poniendo patas arriba las fronteras entre el cine animado y el de imagen real con una propuesta que te rompe todos los esquemas exprimiendo, de nuevo, las infinitas posibilidades del dibujo animado no tanto como formato sino como elemento cardinal del discurso y la gramática de la cinta.

El congreso está dividida en dos bloques perfectamente diferenciados: el primero, en imagen real, escarba en las miserias de la industria del cine con una parodia ácida, brillante y despiadada acerca de la frágil y delicada posición de los actores veteranos frente a las exigencias del público y de los propios estudios. Folman se ríe a pierna suelta de la desbordante hipocresía de un negocio dominado por mercaderes sin escrúpulos alrededor de una actriz, Robin Wright, cuyos años de gloria son historia y a la que no resta más alternativa que pactar con el diablo (es decir, con los peces gordos de los grandes estudios) para seguir siendo eternamente joven y disponible para una platea que solo compra rostros tersos y lozanos; la segunda transcurre en un limbo poblado de avatares animados, consumado el sinsentido de fosilizar su imagen escaneada para una posteridad eterna en el que nada es lo que parece.

Es aquí donde Folman deja volar su imaginación sin freno, pintando un inquietante universo entre onírico y psicodélico en el que las fronteras entre lo real, lo imaginado, y lo soñado (como pesadilla más bien) se confunden, donde la sátira adquiere una dimensión parabólica, de contornos surrealistas sin sujeto, verbo ni predicado. La clave de bóveda es la exitosa transición entre los dos retablos del díptico, su desconcertante compenetración, y en torno a esta un bombardeo de dilemas sobre lo divino y lo humano que exige predisposición y afán de aventura. La mitad animada de El congreso exige que te dejes llevar, que rastrees sensaciones y no significados a riesgo de bajarte del tren en marcha.

El congreso es una película marciana y provocadora, con tropecientas capas y otras tantas lecturas, que habla sobre las vanidades y engendros de una industria (la del cine) como metáfora de la vida a colación de la respuesta social al paso del tiempo, la farsa infumable de la cultura de las apariencias y el amenazante (o no) papel de la ultratecnología en la cristalización posmoderna de esos dilemas. Irregular, sí, aquejada de defectos de estructura y críptica, como poco, en su apabullante mitad animada, lo nuevo de Folman es, por encima de todo, una audacia fílmica, una película valiente y genuinamente diversa, que incide en las inagotables posibilidades expresivas de un formato, la animación, por demasiado tiempo monopolizada por el cine familiar y la fábula infantil.

Ir a la película >





Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP