Crítica: Crónica de una hermosa amistad, admirable fábula de superación personal, lo nuevo de Tom Hooper se impone como una de las películas de 2010

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El discurso del rey

Lo mejor:
Diálogos, interpretaciones, ejecución... todo

Lo peor:
Perdérsela

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4.2
90 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 22/12/2010
  • Director: Tom Hooper
  • Actores: Colin Firth (Rey Jorge VI), Geoffrey Rush (Lionel Logue), Helena Bonham Carter (Reina Isabel), Guy Pearce (Rey Eduardo VIII), Jennifer Ehle (Myrtle Logue), Derek Jacobi (Cosmo Lang), Michael Gambon (Jorge V), Timothy Spall (Winston Churchill), Anthony Andrews (Stanley Baldwin)
  • Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, 2010
  • Calificación: Todos los públicos

+ info

Tom Hooper sigue siendo un perfecto desconocido más allá de las fronteras del cine británico de última generación. Y sin embargo es, no hay duda, uno de los narradores más dotados de su quinta; su curriculum, hasta hoy, es tan corto como envidiable.

Firmante de una de las miniseries históricas más logradas de la televisión universal de las últimas décadas, "John Adams", y brillante debutante como hacedor de largometrajes con la espléndida The Damned United, ejemplar drama deportivo, estrenado aquí clandestinamente, a traición y con nocturnidad, Hooper, también autor de la soberbia miniserie "Elizabeth", descuella en El discurso del Rey buceando en las tribulaciones de Jorge VI, monarca por carambola, que lidió con el marrón de dar el callo con la II Guerra Mundial como telón de fondo, desde la discreción de un perfil bajo, un carisma opaco y una proyección popular gélida, reinventado aquí como héroe accidental no en al fragor de una prominencia política discutible, a la sombra de estadistas más enérgicos y capaces, sino como icono cuasi cómico, semi patético de emergencia tenaz ante las adversidades.

Hooper convierte al grisáceo monarca británico en un ejemplo de superación personal, en un emblema de pertinaz supervivencia ante las adversidades. Y lo hace condensando sus virtudes en una sola: la constancia. Acomplejado y despreciado por sus coetáneos por sus terribles problemas de dicción, por su crónica y traumática tartamudez; Jorge VI emerge en El discurso del Rey, y es ésa una de las más brillantes irónías de esta soberbia película no como el rey que enderezó el rumbo de una casa real que era un sindios cuando heredó la corona, que también pero en segundo plano, sino como el hombre que superó sus limitaciones verbales para inspirar a toda una nación en la antesala de la guerra.

Hooper convierte así una anécdota, un chascarrillo y una frivolidad de palacio en el telón de fondo de una tragicomedia intensa, emotiva, lúcida y sin mácula y, en el empeño, en uno de los dos o tres mejores títulos del cine internacional en un 2010 no precisamente para el recuerdo. Consagrado ya, con todos los honores, como uno de los mejores narradores históricos del audiovisual contemporáneo, el cineasta británico escarba en la psicología compleja y trastornada de un dúo impagable y asimétrico unido en la fatalidad, el rey tartamudo y su logopeda, que se inventan una amistad insólita y desesperada, testigo de tiempos revueltos y días oscuros.

Borda el cineasta británico el contexto sociohistórico para proyectar encima la poliédrica dramaturgia de un libreto absolutamente genial, que declamado a caballo entre la risa y el llanto por dos geniales Colin Firth y Geoffrey Rush (ambos oscarizables sin discusión), emerge entre luces y sombras de la institución en los albores del anacronismo acuñando una humanidad desbordante. La de una ficción que rebosa corazón, cerebro y mala lecha en admirable y proporcionado equilibrio, en la que el trabajado discurso histórico emerge desde lo minúsculo, lo diminuto para iluminar una ficción grandiosa, cincelada a base de diálogos sublimes, y esgrima humorística pintorescamente británica y alumbrar, en resumidas cuentas en El discurso del rey, el nacimiento de la película que, con la cordura a mano, debería ganar el Oscar gordo por lo civil o lo criminal.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP