El País

Crítica: Jeunet se gusta una vez más

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El extraordinario viaje de T.S. Spivet

Lo mejor:
Entra por los ojos, como todas las películas de Jeunet

Lo peor:
Que, nuevamente, el drama nunca coge altura

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.7
30 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Aventuras
  • Fecha de estreno: 04/07/2014
  • Director: Jean-Pierre Jeunet
  • Actores: Kyle Catlett (T.S. Spivet), Helena Bonham Carter (Dra. Clair), Callum Keith Rennie (Padre), Robert Maillet (Giant Hobo), Judy Davis (G.H. Jibsen), Julian Richings (Ricky), Niamh Wilson (Gracie), Dawn Ford (Marge), Rick Mercer (Roy), Christie Claymore (cita con la científica del Smithsonian )
  • Nacionalidad y año de producción: Canadá, Francia, 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

Nadie duda de que Jean-Pierre Jeunet es propietario de una imaginación formal prodigiosa, tampoco de que es y ha sido capaz de algo de lo que muy pocos son capaces: configurar un mundo visual enteramente propio en un empeño, no siempre exitoso pero muy loable, de hacer tangible en imágenes un intangible como es la imaginación y la capacidad de soñar. Credenciales todas ellas muy respetables que no esconden la incapacidad del cineasta francés para escapar de sí mismo, de eludir ese acomodaticio disfraz de estilo que parece ser, de un tiempo a esta parte, el único argumento que sostiene y sujeta su cine. El extraordinario viaje de T.S. Spivet es la enésima muestra de anquilosamiento de una fórmula que tiempo ha que dejó atrás sus días de gloria.

El director francés es prisionero de su propio ideario visual, que ha acabado por secuestrar su cine del que ya no hay ni rastro de la frescura de los viejos y buenos tiempos. Una vez más es esa habilidad para hacer tangible el universo interior, la imaginación desbordante de, en este caso, un crío superdotado con ganas de comerse el mundo, la cristalización de la fantasía, de las digresiones mentales y de esas benditas huidas del universo de lo lógico, la baza más sólida del trabajo, cada vez más formalista, de Jeunet.

En la olvidable Micmacs olvidó por completo la funcionalidad del drama, completamente oculto bajo el estilismo barroco de una puesta en escena tan vistosa como rotundamente estéril. En su última película no llega tan lejos, pero sigue a años luz del director que fue en los 90 y principios de los 2000. Planteada como una road movie, que no es sino el viaje iniciático de un chaval demasiado listo en pos de su particular lugar en el mundo, El extraordinario viaje de T.S. Spivet parte de los mismos dudosos preceptos de las últimas películas de Jeunet: un puñado de ocurrencias visuales, un montón de ideas ingeniosas para visualizar lo intangible, de argumentos para "dibujar" y "colorear" la película al servicio de una historia que disfraza sus carencias en el excéntrico mundo interior y exterior de los personajes.

Simplemente el drama nunca acaba de coger altura. Jeunet vuelve a olvidar lo esencial: engrasar la sala de máquinas. El viaje, de hecho, nunca acaba de hacer justicia al sonoro título que lo adorna. No hay nada de extraordinario en esta película, que solo despierta del letargo cuando el ingenio visual y conceptual del director galo interviene para colorear la historia. Como de costumbre Jeunet se esmera demasiado para que su película sea "bonita", empeñado, nobleza obliga, en transmitir buena onda y vitalidad contagiosa. Lo consigue a medias porque la columna vertebral de la fábula es extremadamente frágil. Nos desharíamos en halagos a la fotografía, la banda sonora y el colorido diseño de producción, pero de Jeunet esperamos, quizá en vano ya a estas alturas, mucho más que eso.

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP