El País

Crítica: Un ingenioso juguete.

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El Gran Hotel Budapest

Lo mejor:
Un auténtico vendaval de ingenio.

Lo peor:
Algunos personajes episódicos muy desaprovechados.

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
206 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Comedia
  • Fecha de estreno: 21/03/2014
  • Director: Wes Anderson
  • Actores: Saoirse Ronan (Agatha), Tony Revolori (Zero), Edward Norton (Henckels), Léa Seydoux (Clotilde), Ralph Fiennes (M. Gustave), Jude Law (joven escritor), Bill Murray (M. Ivan), Owen Wilson (M. Chuck), Adrien Brody (Dmitri), Harvey Keitel (Ludwig), Willem Dafoe (Jopling), Jeff Goldblum (Kovacs)
  • Nacionalidad y año de producción: Alemania, EE.UU., 2014
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Insensible a las modas, y más importante aún, capaz, hasta ahora, de evitar la fosilización de su propio estilo, la mutación del toque Anderson en una barroca firma de fábrica carente de contenido, el director de Viaje a Darjeeling entiende cada película como un desafío a sí mismo. Aún no conocemos los límites de este formidable cineasta, y su permanente búsqueda de caminos inexplorados hace suponer que su obra magna, si es que ha de existir en una filmografía en la que cada película es el capítulo de un brillante volumen de relatos inconcluso, aún está por hacerse.

Con todo, y desde una óptica decididamente más modesta, su última propuesta ya luce como el trabajo más redondo de su carrera hasta la fecha, porque todo en ella es un brindis a la fabulación más inteligente, al atávico y olvidado arte del cuentacuentos que encuentra en la rememoración nostálgica del pasado toda una forma de vida y una manera de entender el mundo.

El Gran Hotel Budapest es un irresistible homenaje a todos esos contadores de historias que proyectan una imagen romántica de un pasado enaltecido, idealizado y deformado por el paso del tiempo. Oda pues a una cierta manera, hoy obsoleta, de contar historias, lo último de Wes Anderson cuaja como una delirante comedia de aventuras que es sublime como lo primero y como lo segundo.

Un brillante juego de muñecas rusas que fantasea con una geografía imposible, desde un ficticio rincón de la Europa alpina donde se dan la mano dos continentes y dos momentos históricos: el fascista y el comunista, pillando en medio a los integrantes de uno de los dramatis personae más genuinos y divertidos del cine de lo que va de siglo. Oda a la amistad, a la lealtad sin tapujos, a la tenacidad como herramienta para hacer realidad los sueños, El Gran Hotel Budapest guiña un ojo a la comedia de la era muda, cinética e hiperactiva, y muy concretamente al cine de los Marx y a la memorable Sopa de ganso, y otro al espíritu de cartoon, a la fantasía guiñolesca, a la magia del teatro de sombras.

Anderson se descuelga con una de las películas visualmente más ingeniosas de lo que va de centuria, y por una vez la estética es la cristalización de una ética narrativa impecable, de un compromiso insobornable con la historia y los personajes en torno a un espectáculo que nunca deja de sorprenderte, acicalado con ese exotismo excéntrico, hiperbólico y cuasifetichista que define la arrolladora personalidad del autor de la que es, no hay duda, una de las grandes películas del año.

Ir a la película >



Guía del Ocio en App Store Guía del Ocio en Google Play

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota






Podcast de cine: BUTACA VIP