El País

Crítica: Zack Snyder indaga en los orígenes del mito Superman con una precuela-remake brillante por fuera pero completamente hueca por dentro

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El hombre de acero

Lo mejor:
Michael Shannon y Russell Crowe, que no sus personajes

Lo peor:
Que sea tan aburrida

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.8
65 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Acción
  • Fecha de estreno: 21/06/2013
  • Director: Zack Snyder
  • Actores: Henry Cavill (Clark Kent / Superman), Kevin Costner (Jonathan Kent), Russell Crowe (Jor-El), Amy Adams (Lois Lane), Diane Lane (Martha Kent), Christopher Meloni (Colonel Hardy), Laurence Fishburne (Perry White), Michael Shannon (General Zod), Jadin Gould (Lana Lang), Antje Traue (Faora)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2012
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Auto promocionada como un nuevo comienzo, como la película que debió rodar Bryan Singer en 2006 pero no supo, El Hombre de Acero ha basado buena parte de su campaña promocional en el desprestigio y escarnio del episodio precedente, poniendo a Singer y a Brandon Routh como cabezas de turco y a Zack Snyder y Henry Cavill como la pareja que esta saga merecía y antes o después debía tener. Pero viendo el desaguisado final que ambos, y otros cuantos más con nombres y apellidos (comenzando por David S. Goyer y Christopher Nolan, que en calidad de productor, alguna responsabilidad ha de tener en esto) la instrumentalización del fracaso de Singer para relanzar la saga hace casi una década es casi un ultraje.

Sí, Superman Returns era mejor película que El Hombre de Acero, primero porque era una película de Superman, y segundo porque con los años no será imposible distinguirla de una de las tres entregas de Transfomers, y Snyder y su Superman, definitivamente, no podrán decir lo mismo. Cocinada como una secuela posmoderna en toda regla, es decir, de esas que funcionan como secuela/precuela y remake todo en uno, El Hombre de Acero tunea la mitología de los dos primeros y legendarios supermanes adaptándolos a la sensibilidad del espectador moderno, lo que significa que no hay guion, que las toneladas de explosivo no caben en los almacenes, que el desfile de rangos y vehículos militares no conoce límite, y que, de tanto en cuanto, la cámara plantea movimientos heterodoxos para fabricar la ilusión de un espectáculo de autor.

Lo cierto es que Snyder tiene antecedentes penales; todas sus películas presument de excelencia formal e insondable vacío interno. Su cine es un permanente elogio del artificio hueco, de la pirueta circense porque sí. El Hombre de Acero abunda en esa línea. Desde el ortopédico diseño de producción kryptoniano, que nos aleja de buenas a primeras del universo Superman para introducirnos en un universo mitológico totalmente nuevo, tan hortera como el del Superman de Donner pero a todo trapo, con más pólvora y más criaturas fantásticas, hasta el interminable clímax de cuarenta y cinco minutos en el que el umbral de destrucción urbana sin ton ni son, el furor militarista (un clásico de las grandes superproducciones USA de ahora), pasando por la interferencia de un sinfín de flashbacks que interrumpen la escasa fluidez del relato para justificar ese afán de personalidad múltiple (insistimos, precuela, secuela y remake al mismo tiempo), lo nuevo de Snyder es un blockbuster prototípico de estos tiempos, con todo lo que ello implica.

Ni neuronas ni emoción, ni nada que no corrija la mitomanía desaforada del espectador nostálgico. El Hombre de Acero es una película de Superman por la capa y por la S mayúscula en el pecho. Solo eso. El resto es un Superman desfigurado al punto de resultar irreconocible, y lo que es peor, arrítmico y anodino

Ir a la película >



Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP