Artículo: Gánsteres de las altas finanzas

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha: 16/01/2014

Scorsese y DiCaprio retratan la vida y “milagros” de un icono de la desregulación financiera.

El lobo de Wall Street
  • Género: Comedia negra
  • Fecha de estreno: 17/01/2014
  • Director: Martin Scorsese
  • Actores: Leonardo DiCaprio (Jordan Belfort), Margot Robbie (Naomi Lapaglia), Matthew McConaughey (Mark Hanna), Jonah Hil (Donnie Azoff), Jon Bernthal (Brad), Cristin Milioti (Teresa Petrillo), Jon Favreau (Manny Riskin), Ethan Suplee (Toby Welch), Shea Whigham (Capitán Ted Beecham), Spike Jonze (Dwayne), Madison McKinley (Heidi)
  • Nacionalidad y año de producción: EE.UU., 2013
  • Calificación: No recomendada menores de 16 años

+ info

Son, en el fondo, los mismos chicos listos, los impenitentes tramposos de Uno de los nuestros, pero operan, con frecuencia, tras el escudo de una legalidad demencial. En los albores del siglo XXI, los gánsteres horteras de Little Italy y el Bronx ya no asustan ni a las viejas. El lobo de Wall Street es una historia de esos mafiosos postmodernos que cambiaron las lealtades de barrio y familia por las del dinero intangible de Wall Street; los ladrones de guante blanco que provocaron el colapso del sistema financiero en 2008 aprovechando el filón de la desregulación imperante para hacerse obscenamente ricos estafando a la clase media. Forbes llegó a decir de Jordan Belfort, el broker sin escrúpulos que protagoniza la nueva propuesta de Scorese, que era “un Robin Hood que roba a los pobres para dárselo a sí mismo”, un Calígula contemporáneo, un monstruo del capitalismo salvaje. En efecto, Belfort acabó pagando su desmesurada codicia con la cárcel y el colapso de su deleznable imperio financiero. Incapaz de poner freno a su insaciable hambre de dinero, se entregó a una vida de excesos, drogas, sexo desenfrenado, yates, helicópteros y coches de lujo en la edad dorada de la especulación financiera.

Su historia, plasmada en unas memorias redactadas durante su estancia en prisión y convertidas en best-seller, es coartada para la quinta colaboración Scorsese-DiCpario y, además, el retorno del primero a la épica criminal en clave de comedia que ya cultivó en la citada Uno de los nuestros y en Casino. Con un libreto de Terence Winter (guionista de Los Soprano y exempleado de Merill Lynch), El lobo de Wall Street vuelve a poner al director de Toro salvaje en la órbita del Oscar. La cinta fue candidata al Globo de Oro en las categorías de mejor película dramática, y debería conquistar también, según todas las quinielas, un buen puñado de candidaturas al Oscar.

El lobo de carne y hueso

Jordan Belfort, que realiza un cameo en la cinta, vive un momento dulce gracias a las ventas de sus memorias y a los derechos para su adaptación al cine. Con todo, no vivirá lo suficiente para satisfacer la deuda contraida con las víctimas de sus estafas. Quintaesencia de broker sin escrúpulos, Belfort pasó 22 meses en prisión y actualmente pronuncia discursos motivacionales.

Y además

Scorsese-DiCaprio: una sociedad de éxito.

Gangs of New York (2002). Las malas lenguas decían que la relación entre la estrella y el director de Taxi Driver había sido, como poco, tensa. Y a pesar de todo nació un idilio sin fecha de caducidad que cristalizó en diez candidaturas al Oscar (si bien Di Caprio fue ignorado) y en un clásico del cine gangsteril en lo que va de siglo.

El Aviador (2004). Vida y milagros del magnate del cine y la aviación Howard Hughes, que regaló la mejor versión de DiCaprio, en la piel del excéntrico millonario, hasta la fecha. Cinco Oscar para un total de once candidaturas y esta vez Leo sí desfiló por la alfombra roja, aunque Jamie Foxx (Ray) le arrebató injustamente el premio gordo. Un Scorsese a reivindicar.

Infiltrados (2006). Remake de uno de los grandes clásicos del cine hongkonés contemporáneo, Infernal Affairs, Infiltrados selló el retorno de Scorsese a los bajos fondos del hampa, esta vez en la ciudad de Boston. Finalmente la Academia reparó la afrenta concediendo al legendario Marty su primer Oscar. DiCaprio perdió con cara de póquer.

Shutter Island (2010). Scorsese repetía por cuarta vez con DiCpario convirtiéndolo en el actor predilecto de su cine de siempre, con permiso de Robert De Niro. Un thriller claustrofóbico, de atmósfera densa, en la fina línea que divide el delirio y la cordura, en la que es una de las películas más insólitas, y a la vez más estimulantes, del Scorsese del siglo XXI.

Ir a la película >

Por la situación actual, algunos eventos, salas y establecimientos pueden estar cancelados, cerrados o con restricciones de acceso y horario.



La revista hace un paréntesis

Por la situación actual, la revista Guía del Ocio ha tenido que hacer un paréntesis, pero pronto regresará.

Servicios

Venta de entradas

Sorteos y promos

Ocio en familia con Lola La Mota


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs


Podcast de cine: BUTACA VIP