El País

Crítica: Vincent Cassell se exhibe en un papel hecho a medida en una vistosa pero irregular adaptación de una obra cumbre de la novela gótica

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El monje  (2011)

Lo mejor:
Cassell, extraordinario

Lo peor:
Aparenta mucho más de lo que realmente es

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
4
4 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Thriller
  • Fecha de estreno: 27/01/2012
  • Director: Dominik Moll
  • Actores: Vincent Cassel (Capuchino Ambrosio), Déborah François (Valerio), Joséphine Japy (Antonia), Sergi López (Le débauché), Catherine Mouchet (Elvire), Jordi Dauder (Padre Miguel), Geraldine Chaplin (La abadesa), Roxane Duran (Sor Agnès), Frédéric Noaille (Lorenzo), Martine Vandeville (Leonella), Pierre-Félix Gravière (hermano Iago), Serge Feuillard (El tutor)
  • Nacionalidad y año de producción: España, Francia, 2011
  • Calificación: No recomendada menores de 12 años

+ info

Basada en una de las obras de referencia de la primitiva novela gótica francesa, El monje (2011) certifica el esperado retorno al redil de Dominik Moll, que te inyectaba desasosiego en vena a colación de una amenaza enteramente subjetiva en Lemming, una de las más gratas sorpresas del cine de género francés de la última década. Y de un tipo tan heterodoxo y personal como Moll no cabía esperar medias tintas al hincar el diente a tan potente y escurridizo material. El resultado es confuso; El monje (2011) transita entre la genialidad y la ordinariez, entre lo muy intenso y lo muy banal sin apenas despeinarse.

Moll se trabaja con esmero la atmósfera y el atrezo y se las ingenia para meternos en el ajo a expensas de una puesta en escena hipnótica, elaborada y nada convencional. El monje (2011) es un thriller de excelente factura, de fachada atractiva con problemas serios de estructura interna que alimentan el desconcierto. Frecuentemente no sabes qué película estás viendo, lo cual, en según cuándo, es una ventaja o un defecto. En manos de Moll es, paradójicamente ambas cosas a un tiempo; su película es tan ambiciosa como imperfecta e irregular.

Hay mimbres de cine grande en el sinvivir de Vincent Cassell por sortear la creciente influencia que en su monástica y lacónica existencia ejerce el maligno. La transformación psicológica y moral del personaje es tan extrema como sugestiva; Cassell borda el tenebroso repliegue sobre sí mismo de un monje devorado por las tentaciones éticas y estéticas, llenando de matices un personaje de por sí extremadamente delicado por la intensidad de la metamorfosis; y aunque la evolución-involución del atormentado protagonista no siempre se antoja coherente, Moll consigue engatusarnos y atraparnos en la cadencia lenta y pausada del relato, expectantes en el ansia de un morboso desasosiego.

El problema es que lo que engancha es el cómo, no el qué. El monje (2011) borda las apariencias, pero la espesura de la inercia narrativa en realidad esconde agujeros negros muy profundos; Moll nos seduce pero no nos convence; su película se disfraza de película importante, pero el disfraz es eso, un disfraz, y la percha es una película con problemas de desequilibrio muy visibles

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP