El País

Crítica: Demostración de recursos de un inmenso Paul Giamatti al servicio de una estimable epopeya antiheroica

  • Autor: Roberto Piorno
  • Fecha:
El mundo según Barney

Lo mejor:
Un mayúsculo Paul Giamatti

Lo peor:
Le sobran algunos minutos de redundancias

Valoración GDO


Valoración usuarios
  • Actualmente 3.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
3.4
8 votos

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

  • Género: Drama
  • Fecha de estreno: 18/03/2011
  • Director: Richard J. Lewis
  • Actores: Paul Giamatti (Barney Panofsky), Dustin Hoffman (Izzy), Rosamund Pike (Miriam), Minnie Driver (Sra. P.), Rachelle Lefevre (Clara), Scott P. Levy (Boogie), Bruce Greenwood (Blair), Paul Gross (Constable OMalley del Norte)
  • Nacionalidad y año de producción: Canadá, Italia, 2010
  • Calificación: No recomendada menores de 7 años

+ info

El mundo según Barney es cine de tintes biográficos, aunque su protagonista no es real; Richard J. Lewis se propone bucear en las miserias emocionales de un fulano egoísta, vividor y pusilánime que lo tiene todo, o casi, para triunfar en la vida, pero que acaba recogiendo tempestades. Barney es un personaje odioso y simpático a la vez, y el gran mérito de esta estimable película es disuadirnos del interés de una vida carismática pero nada memorable. Barney es un antihéroe de libro, un personaje oscuro al que nadie en su sano juicio confiaría la responsabilidad protagónica de un filme que supera ampliamente el ecuador de las dos horas.

Nos cuesta cogerle el punto a este agrio superviviente, pero a medida que penetramos en los porqués de su impresentable y canino carácter de sesentón amargado, crece el umbral de empatía. Vida y milagros de un productor de televisión infame, mítico responsable de un culebrón picante, que trabaja a brazo partido para arruinarse la vida, El mundo según Barney es la historia de un hombre corriente, de su inclasificable progenitor y de sus amistades, a través de la relación sentimental con las tres mujeres de su vida, en un proceso de aprendizaje inverso, que revela las debilidades emocionales de un individuo cualquiera incapaz de comprender que la felicidad estaba mucho más cerca de lo que él pensaba.

Lewis tiene entre manos un atractivo dramatis personae, y sabe exprimirlo con razonable acierto, y aunque su película incurre en redundancias esparcidas a lo largo de un metraje probablemente excesivo, Barney y compañía despliegan todo su insólito y demencial encanto diseñando la semblanza de una epopeya personal, o casi, a contrapelo, nada épica, política y moralmente incorrecta.

El mundo según Barney despliega emociones, victorias y derrotas reconocibles, de carne y hueso. Lewis sabe pilotar la nave, aún a costa de empantanarse en el sentimentalismo llorón de un desenlace tan coherente como limítrofe con la sensiblería, pero el alma de la fiesta es un inconmensurable Paul Giamatti; su fabulosa composición de hombre vulgar en el ajo de una vida nada vulgar es el motivo por el que te dejas los euros en taquilla, y sin lamentarlo

Ir a la película >




Servicios


Recibe semanalmente los mejores
planes y premios del Club. ¡Suscríbete!




Blogs

Logo del blog de Guía del Ocio LA GASTRONOMA

15 RAZONES PARA VISITAR ECHAURREN

De Mapi Hermida

“La culpa la tuvieron las colmenillas”. Sí, esa fue exactamente la frase que dijo una de las personas sentadas en nuestra...


Podcast de cine: BUTACA VIP